19 de Agosto de 2017
Máx. Min.
Vacunos 07 de Junio de 2017

“No existe, ni existió, una política ganadera seria y articulada”

Uruguay debe hacer algo más para ganarse el puesto en las grandes ligas del mundo de la carne, sostiene Horacio Jaume en un artículo preparado especialmente para TodoElCampo. Afirma que el país, no tiene, ni tuvo, una política ganadera articulada y orientada a potenciar al máximo su producción pecuaria.

Vacunos 07 de Junio de 2017

“No existe, ni existió, una política ganadera seria y articulada”

Uruguay debe hacer algo más para ganarse el puesto en las grandes ligas del mundo de la carne, sostiene Horacio Jaume en un artículo preparado especialmente para TodoElCampo. Afirma que el país, no tiene, ni tuvo, una política ganadera articulada y orientada a potenciar al máximo su producción pecuaria.

Horacio Jaume – TodoElCampo - ¿Cuál es la realidad de la ganadería uruguaya hoy y cuál su verdadero potencial?

Esa es la pregunta que todos nos hacemos y que la mayoría  tratamos de evitar. Cada integrante de la cadena tendrá su propia argumentación para encontrar las respuestas, por ejemplo, entre los productores. En este eslabón de la cadena el argumento esgrimido con más frecuencia, que hasta se lo hemos escuchado a representantes del Poder Ejecutivo, es una pregunta recurrente: ¿para qué queremos más terneros si después no valen y los precios bajan?

Para la industria, que en general está siempre atrás del precio de venta en los distintos mercados, sean estos en el abasto o en la exportación (Europa, Nafta, China u otros), la cuestión es colocar el volumen que resulta del nacimiento y engorde de los dos millones y pico de terneros que nacen por año, dependiendo ese pico más que nada del clima.

Mientras todo esto sucede, no ha existido, ni existe,  una política ganadera que incluya todos los aspectos vinculados, como la producción de forraje, la sanidad, la genética y la presión tributaria, de manera que el país haga una apuesta clara y fuerte hacia la producción de carne.

Tratamos de compensar esa actitud negligente tomando medidas que si bien son importantes, están lejos de responder a las necesidades de fondo. La trazabilidad, con todos los “peros”, es un logro, pero ella por sí sola no puede mover las agujas. La sanidad y la vacunación contra la aftosa funcionan, pero lo mismo, es eso o un poco más, pero sigue siendo un remiendo.

Una vez hablamos de tres millones de terneros, pero el planteo venía más atado a cómo lograr más dinero que pensando en la producción. Los últimos años han sido cambiantes y todo ha ido teniendo otras realidades. La industria frigorífica, salvo raras excepciones, está en manos extranjeras, y eso, que podría a alguien parecerle algo malo, lo cierto es que hoy, a diferencia de otras épocas, para que un productor no cobre sus ganados, tiene que hacer mucha fuerza. Pero brasileros, norteamericanos, chinos y japoneses son los principales actores. No creo  que a ellos los seduzca ser parte de lo que ha sido nuestra guerra de guerrillas, ni que los haya tentado invertir en Uruguay porque somos buenos anfitriones.

¿Cuáles fueron los motivo para que el Dr Batlle acuñara aquella frase de “la vaca les gana”?, ¿en que se basaba para sostener esa opinión?  Hoy tenemos más claro en qué cancha jugamos. Tenemos una industria sobredimensionada para la cantidad de ganado que producimos. La información nos dice que tenemos un producto capaz de competir en los mejores mercados y una muy buena imagen comercial en el exterior.

Le hemos puesto a nuestro productos un factor diferencial importante como la trazabilidad, pero nos quejamos  que no logramos por ello diferenciales en los precios.

La exportación de ganado en pie ha sido usada hasta ahora como elemento de presión  para lograr que los precios no bajen, pero no la usamos como un mostrador más. Para atender ese mercado, sin embargo, es necesario especializarse también, porque comienzan a exigir determinadas características particulares: terneros enteros, de razas definidas, o en algunos casos también con determinadas cruzas. Y cuando hacemos este rápido punteo no hablamos del barrio, ni Argentina ni Brasil.

Todo esto está  en actividad, no duerme, actúa con nosotros o sin nosotros. ¿Lo puede enfrentar un solo sector o lo debe hacer el pais? cuando digo pais hablo de su globalidad, marcando un norte para tratar de enfrentar los desafíos.

¿Tenemos una agricultura forrajera? ¿Encaramos seriamente las reservas? ¿Tenemos  una sanidad sin fallas?

Sabemos también que somos capaces, porque productores grandes, chicos y medianos, han logrado tener impactos importantes en sus establecimientos solamente aplicando tecnología donde la prolijidad y la baja inversión son su mayor particularidad.

Hemos dejado el tema ovino para el final, porque es un producto que hemos ignorado hasta tal punto que han logrado prácticamente liquidarlo. Sabemos, y los números lo demuestran, que es la respuesta o la solución para muchos productores, pero se padecen los mismos problemas de siempre y aumentados,  sin poder lograr que una forma de producir deferente se extienda.

Tenemos un pais para jugar en las grandes ligas, pero nuestros jugadores no saben a qué juegan, ni en qué puesto juegan. El problema radica en que no nos van a esperar para el partido,  porque otros ya están jugando, mientras nosotros  entramos de a ratos. Y así no nos vamos a ganar el puesto, para eso hay que poner algo más.

Compartir en: