25 de Agosto de 2019
Máx. Min.
Ovinos 10 de Agosto de 2019

Las ventas de lana se retomaron con una importante corrección a la baja

La oferta fue voluminosa esta semana pero inferior a la que se ha puesto a la venta en los reinicios de subastas en años anteriores.

Ovinos 10 de Agosto de 2019

Las ventas de lana se retomaron con una importante corrección a la baja

La oferta fue voluminosa esta semana pero inferior a la que se ha puesto a la venta en los reinicios de subastas en años anteriores.

José Luis Trifoglio – Montevideo – Zambrano & Cía. – TodoElCampo – Luego del receso el mercado australiano abrió con importante corrección a la baja. La demanda fue cautelosa y la calidad de la oferta en general fue muy pobre. Preocupación por la economía global a causa de la guerra comercial entre USA y China.

Después del tradicional receso del mes de julio, se reanudó esta semana la actividad comercial en el mercado lanero australiano. Las últimas acciones que han tomado las dos potencias económicas mundiales (Estados Unidos y China), en la llamada guerra comercial impactaron negativamente en prácticamente todos los mercados y la lana no estuvo ajena a esto. La incertidumbre, provoca cautela al momento de la toma de decisiones respecto a las compras de materia prima y eso se vio reflejado en una baja en los valores y en el nivel de demanda de las principales empresas de la cadena textil lanera. A la sensibilidad que siempre ha tenido el mercado lanero a la situación económica mundial y en particular de los principales países consumidores, se le sumó esta semana que la calidad de la oferta siguió siendo muy pobre. Gran parte de la oferta presentaba alto contenido vegetal (mayor al 2 %), lana con baja resistencia a la tracción, (menos 30Nkt) y muchos lotes tenían un punto de rotura en el medio de la mecha. Esto provocó que el porcentaje de lana no vendida fuera muy alto, ya sea por la falta de interés de la demanda o por la resistencia de algunos productores en vender su producción por debajo de ciertos niveles de valores.

El Indicador de Mercado del Este bajó 87 centavos de dólar americano (7,1 %), respecto al 11 de julio pasado y se ubicó en U$S 11,35 por kilo base limpia, el nivel más bajo desde el 8 de junio de 2017.

Todas las categorías de lana para peinar bajaron sus cotizaciones. Los descensos se ubicaron entre 5,5 % (17 micras) y 11,5 % (30 y 32 micras).

La oferta fue voluminosa esta semana pero inferior a la que se ha puesto a la venta en los reinicios de subastas en años anteriores. La misma totalizó la cantidad de 41.500 fardos y se vendió el 71,4 %, constituyéndose en el porcentaje de venta semanal más bajo de los últimos 11 años.

Las próximas subastas se realizarán los días 14 y 15 de agosto, y los productores australianos han inscripto un total de 43.600 fardos.

ESTADOS UNIDOS VS. CHINA.

La guerra comercial entre Estados Unidos y China siempre ha sido grave pero ahora parece estar comenzando a salirse de control. Las tensiones han pasado esta semana de guerra comercial a guerra de divisas, en una señal de que lejos de atenuarse, la presión no deja de crecer.

El Banco Popular de China devaluó su moneda a mínimos de 2008 y retrocedió a principios de semana 1,4 % frente a la divisa estadounidense, superando la barrera psicológica de las 7 unidades por dólar y colocando la cotización en un nivel no visto desde hace 11 años. La depreciación ocurre justo después de que Donald Trump anunciara la semana pasada que a partir del 1 de septiembre impondrá otro 10 % en aranceles a productos procedentes del gigante asiático por valor de U$S 300.000 millones.

Las autoridades chinas ya anunciaron "represalias" para contrarrestar esta nueva oleada de aranceles contra sus productos, entre ellas, la devaluación y después de esa medida  económica, el Gobierno de Estados Unidos, calificó al gigante asiático de “manipulador de divisas”.

El conflicto comercial ha alcanzado un nuevo nivel que no será fácil revertir. El riesgo más grande es que la guerra comercial se acerque a un punto en el que cause una desaceleración económica severa o incluso una recesión y con ello afecte la confianza de los consumidores, y la demanda de muchos productos.

En particular, si todo esto continúa y se traduce en una recesión, la cadena textil Lanera será muy afectada y por consecuencia el precio de la fibra.

A título informativo, en el último anuncio de Estados Unidos respecto al incremento de  aranceles a diferentes productos incluye la vestimenta y en tal sentido, el 42 % de las confecciones que se vende en Estados Unidos procede de China.

Compartir en: