24 de Octubre de 2017
Máx. Min.
Agricultura 29 de Julio de 2017

La FAO y CAS ponen en práctica metodología para evaluar daños agropecuarios

“Es importante diseñar protocolos y metodologías de evaluación a diferentes niveles a fin de contar con estadísticas consistentes y comparables en el tiempo”

Agricultura 29 de Julio de 2017

La FAO y CAS ponen en práctica metodología para evaluar daños agropecuarios

“Es importante diseñar protocolos y metodologías de evaluación a diferentes niveles a fin de contar con estadísticas consistentes y comparables en el tiempo”

Montevideo – TodoElCampo –  Los días 26 y 27 de julio los países del Consejo Agropecuario del Sur (Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay) participaron de un taller subregional para avanzar hacia una metodología armonizada para evaluar los daños y pérdidas por desastres en la agricultura. El encuentro tuvo lugar en la ciudad de Buenos Aires.

Impulsado por la Oficina Regional de la FAO en América Latina y el Caribe y con la asistencia técnica de FAO y CEPAL, este encuentro del Consejo Agropecuario del Sur (CAS) presentó la metodología que FAO ha desarrollado para la evaluación y el registro de daños y pérdidas en cultivos, ganadería, pesca, acuicultura y bosques.

Niccolò Lombardi, experto en impacto de desastres y reducción de riesgo destacó que “es fundamental contar con un registro de desastres y evaluación de daños y pérdidas para analizar riesgos y determinar la probabilidad de ocurrencia de pérdidas por diferentes amenazas”.

“Es importante diseñar protocolos y metodologías de evaluación a diferentes niveles a fin de contar con estadísticas consistentes y comparables en el tiempo”, agregó.

CULTIVOS, EL SECTOR MÁS DAÑADO.

El sector agropecuario es vulnerable ante múltiples fenómenos que producen pérdidas de productividad agrícola que afectan la seguridad alimentaria. En 2010, 98 de los más importantes desastres naturales a nivel global ocurrieron en esta región, 79 de los cuales fueron de tipo climatológico.

“Más del 80 % de daños y pérdidas causados por la sequía afectan al sector agrícola. En América Latina y El Caribe entre el 2006 y el 2016 el sector de cultivos fue el más dañado, seguido por ganadería, silvicultura y pesca y acuicultura. En Argentina el sector agropecuario fue golpeado duramente por los efectos de la Niña en 2012”, comentó Lombardi.

Por otra parte la asesora en agricultura familiar y desarrollo rural de FAO Patricia Areco dijo que “a nivel mundial, la mitad de la oferta de alimentos proviene de la agricultura familiar, y son justamente estos productores los que se hallan entre los más vulnerables frente a amenazas y desastres. Pierden bienes, hasta vidas, se comprometen sus medios de subsistencia y la seguridad alimentaria de las comunidades que dependen de su provisión de alimentos”.

(Foto de Mundo Agro).

Compartir en: