16 de Octubre de 2019
Máx. Min.
Actualidad 16 de Setiembre de 2019

Ing. Agr. Capurro: “No estamos bien porque no somos competitivos”

Otro dato es que “en inversiones pasamos de ser el segundo de América Latina, a ser el penúltimo, estamos mejor que Venezuela nada más. Entonces no estamos bien. Y no estamos bien porque no somos competitivos”, aseguró.

Actualidad 16 de Setiembre de 2019

Ing. Agr. Capurro: “No estamos bien porque no somos competitivos”

Otro dato es que “en inversiones pasamos de ser el segundo de América Latina, a ser el penúltimo, estamos mejor que Venezuela nada más. Entonces no estamos bien. Y no estamos bien porque no somos competitivos”, aseguró.

Montevideo – TodoElCampo – El presidente de la Asociación Rural del Uruguay (ARU) Ing. Agr. Gabriel Capurro dijo que en los últimos cuatro años Uruguay creció “menos que Colombia, menos que Ecuador, menos que Perú, menos que Chile, menos que Bolivia, menos que Paraguay”. “Crecimos menos que todos” y tenemos “la inflación  más alta de América Latina” después de Venezuela y Argentina. A eso se suma que “en inversiones pasamos de ser el segundo de América Latina, a ser el penúltimo”, sólo estamos mejor que Venezuela. “No estamos bien porque no somos competitivos”, dijo.

COMPETITIVIDAD.

El Ing. Capurro destacó la importancia de la competitividad para una economía como la uruguaya. Recordó al autor y profesor emérito de la Universidad de Harvard James Austin, que en una visita a Uruguay hace más de 20 años dijo que “los políticos de este país deberían analizar cuidadosamente, antes que nada, cuando van a tomar una medida, definir una ley o un proyecto, analizar cuidadosamente y antes que nada, cómo afecta la competitividad de los sectores estratégicos de la economía”.

La reflexión del Prof. Austin destaca que “una economía competitiva atrae inversiones, éstas generan trabajo, el trabajo genera crecimiento, el crecimiento mejora la recaudación y la recaudación permite tener políticas sociales sólidas en las funciones básicas del Estado” que son “educación, seguridad, salud y en las políticas sociales que se quieran implementar”, dijo Capurro.

Remarcó que “esa es la secuencia es esa: competitividad, inversiones, trabajo, crecimiento, recaudación y políticas sociales. Si hacemos las cosas al revés ponemos la carreta delante de bueyes” y cuando eso sucede la carreta “no camina”, y “las políticas sociales se desarman”.

Uruguay tiene “un déficit fiscal del 5 %, el más alto de los últimos 30 años” más “un atraso cambiario importante y endeudamiento creciente”. Estamos sufriendo la “trilogía que se dijo que nunca más”, nos estamos “tropezando con ella” otra vez.

Pero eso nos pasa porque en 15 años “pasamos de un gasto publico de U$S 3.200 millones a más de U$S  18.000 millones; pasamos de un gasto que era del 24 % del PIB al 34 %”.

Desde el gobierno dicen que bajar el gasto público es “muy difícil”, pero ese argumento “no sirve” porque “el gasto son salarios” y “¿qué hizo el gobierno?, aumentamos 70.000 empleados públicos, 1.000 millones de dólares por año”, cuestionó.

El gasto público también son las jubilaciones, y se sabe desde hace dos períodos de gobierno que hay que modificar el sistema de seguridad “porque es insostenible”, y “¿qué hicimos?, dos reformas del sistema que aumentan el gasto”.

Además el gobierno se defiende señalando que estamos mejor que Argentina y Brasil, dos países “que tuvieron una corrupción sistémica de sus estructuras políticas durante 15 años. Contra eso nos comparamos”.

La realidad es que en los últimos cuatro años “crecimos menos que Colombia, menos que Ecuador, menos que Perú, menos que Chile, menos que Bolivia, menos que Paraguay, crecimos menos que todos, entonces no estamos bien”. Y tenemos “la inflación  más alta de América Latina” después de Venezuela y Argentina, detalló el gremialista.

Otro dato es que “en inversiones pasamos de ser el segundo de América Latina, a ser el penúltimo, estamos mejor que Venezuela nada más. Entonces no estamos bien. Y no estamos bien porque no somos competitivos”, aseguró.

QUEREMOS UN DÓLAR FUNDAMENTADO EN LA ECONOMÍA.

Otro de los temas que preocupa al sector productivo es el atraso cambiario. “En Uruguay el dólar está 31 % bajo comparado a Brasil;  18 % con Argentina, 22 % con Australia, 16 % con Nueva Zelanda, Estados Unidos 20 %, Europa más del 20 %”, pero en el gobierno “nos dicen que no hay atraso cambiario, que está todo bien y estamos desacoplados. Pregunten a los comerciantes del norte o el litoral si estamos desacoplados”, señaló.

Es verdad que el dólar no es el único elemento de la competitividad. También “hay que apostar a la productividad, la innovación”.

El agro ha apostado a la productividad y la innovación con un arroz que “es número uno en productividad y calidad del producto”, pero plantará “la menor superficie en 25 años porque no le dan los costos”.

Igual el sector lechero que trabaja cobrando los mismos precios que en 2014. “¡Si habrán mejorado productividad, eficiencia, innovación!”, destacó.

“Miren la agricultura, las innovaciones que Uruguay ha hecho con el uso de biotecnología, con maquinaria de última generación”. “Miren la ganadería de carne, bajamos la edad de faena, estamos aplicando tecnología, destete precoz, biotecnología en genética. Miren por donde miren hemos apostado a mejorar la eficiencia y la productividad”.

No solo la agropecuaria, “todos los sectores” rurales han mejorado la competitividad. “Todos sacamos músculos menos el Estado que sigue acumulando grasa”, realzó.

Y no es cierto que queremos volver al dólar alto y salarios bajos. “No queremos eso, pero decimos que salarios altos en base a un dólar bajo es pan para hoy y hambre para mañana”.

Lo que queremos es “un dólar que responda a los fundamentos de la economía nos permita trabajar, competir, no un dólar como única herramienta para controlar la inflación” que además “se alimenta con la expansión del gasto”, dijo.

EMPRESAS PÚBLICAS Y TARIFAS.

Capurro reconoció “el avance en la reconversión de la matriz de energía”, vamos en el sentido que hay que ir, “lástima que eso no se reflejó en las tarifas de energía eléctrica que la industrial es 18 % más cara que la región, y la residencial es 80 % más cara que el promedio de la región”.

“En los combustibles pasa lo mismo, el gasoil es 25 % más caro que la región, la nafta un 40 %”. Y suele decirse que el valor de los combustibles se debe a la “pésima gestión” en Ancap que “en este período se ha mejorado notablemente”, pero “no es solo eso sino que los combustibles cargan con el subsidio al transporte de pasajeros que son $ 3,50, cargan con el subsidio al gas, cargan con la pérdida del portland, con la pérdida de Alur, todo eso son $ 8” que si no se tuviera con eso el precio de los combustibles estaría “un poco más cerca de los precios de la región”.

Foto MGAP.

Compartir en: