22 de Julio de 2019
Máx. Min.
Lechería 20 de Junio de 2019

Ideas del INIA para aliviar el efecto del barro en el tambo

Artículo escrito con la participación de los técnicos Alejandro La Manna, Alejandro Mendoza, Tatiana Morales, Inés Delucchi, Marcelo Pla, Darío Hirigoyen, Fernando Lattanzi, Lorena Román y Santiago Fariña.

Lechería 20 de Junio de 2019

Ideas del INIA para aliviar el efecto del barro en el tambo

Artículo escrito con la participación de los técnicos Alejandro La Manna, Alejandro Mendoza, Tatiana Morales, Inés Delucchi, Marcelo Pla, Darío Hirigoyen, Fernando Lattanzi, Lorena Román y Santiago Fariña.

Montevideo – TodoElCampo – En mayo de 2017 el Instituto Nacional de Producción Agropecuaria (INIA) publicó el artículo Ideas para aliviar el efecto del barro en el tambo del Programa Nacional de Investigación en Producción de Leche.

El material elaborado por los técnicos Alejandro La Manna, Alejandro Mendoza, Tatiana Morales, Inés Delucchi, Marcelo Pla, Darío Hirigoyen, Fernando Lattanzi, Lorena Román y Santiago Fariña fue escrito ante la difícil situación climática y los problemas de barro que afectaba al país en aquel momento.

“Entendiendo que las personas que trabajan en el tambo son quienes más sufren estas condiciones, se detalla aquí una serie de recomendaciones para ser discutidas con su equipo de trabajo y su asesor técnico”, afirma el texto del INIA que se transcribe a continuación.

1. PASTOREOS CORTOS.

Para mantener el aporte de forraje verde en la dieta y reducir el desperdicio de pasto por falta de pastoreo se puede evaluar la combinación de pastoreos cortos (3 horas) con el uso de zonas firmes de sacrificio para el descanso de las vacas. Esto permite minimizar los daños de pisoteo sobre pasturas y verdeos.

Algunas consideraciones: a. Áreas de sacrificio para descanso: lo más firmes posibles, con cobertura y con pendiente. Pueden ser áreas de pastura vieja. Asegurar que haya espacio para que las vacas puedan echarse (al menos 30 m2 por vaca). Manejarse con la guía de score de suciedad presentada en el anexo tratando de que el promedio del score de las vacas no sea mayor al 2 (ver anexo). Tener en cuenta que la vaca necesita echarse por al menos 8 horas de no poder hacerlo allí, restringirá su tiempo de consumo de pastura o suplemento para hacerlo.

b. Pastoreo corto (consideraciones): i. La parcela a pastorear debe tener una muy buena disponibilidad (+ de 2.500 kg MS/ha o 15-20 cm con buena densidad) para que el peso de los bocados permita un alto consumo en corto tiempo. ii. En esas condiciones es posible que consuman 5-6 kg MS/vaca en ese corto lapso de tiempo ya que el 70% del consumo se da al inicio del turno de pastoreo. iii. Se debe evitar que las vacas estén muy llenas al entrar a la pastura, de lo contrario no consumirán lo necesario y caminarán por demás agravando el pisoteo. iv. Tratar de armar las parcelas lo menos angostas y largas posibles para reducir al mínimo la caminata.

c. Caminería: un inconveniente para esta práctica puede ser que los caminos se encuentren en muy mal estado, con mucho barro en los accesos y salida a la sala de ordeñe. Si esto sucede no hay mucho para hacer durante el período de lluvias salvo buscar caminos alternativos (dividir en 2 caminos anchos y alternar su uso), buscar disminuir las caminatas de grandes distancias. Importante recordar estos problemas durante las épocas secas, para el abovedado de callejones y mantenimiento de los mismos y de las cunetas y desagües.

 

2. CUIDADOS EN LA SUPLEMENTACIÓN.

Si hay que dar más silo y/o fardo y/o concentrado fuera de la sala (separados o como ración totalmente mezclada) es importante:

i. Minimizar la competencia y prevenir acidosis: para ello es recomendable asignar al menos 70 cm de frente de comedero por vaca. En caso de haber muchas vaquillonas o vacas grandes en tamaño debería asignarse no menos de 90 cm de frente para asegurar que todas accedan al alimento. Cuando sea viable, se pueden armar 2 lotes según requerimientos de los animales o paridad.

ii. Ajustar proteína: al reducirse el aporte de forraje verde, es probable que a estas dietas coyunturales de semi-encierro les falte proteína, y en particular proteína degradable en rumen. Estar atento para ajustar la dieta con el nutricionista.

iii. Controlar los desperdicios: el consumo puede estar viéndose afectado y los desperdicios tienden a incrementarse si lo que se suministra es silo o fardo, en particular bajo ciertas condiciones de suministro: *) cuando se ofrecen directamente en el suelo en lugar de usar comederos (para ensilajes), aros (para fardos) o un piso sólido. *) cuando se ofrecen volúmenes muy grandes: en particular al usar fardos, se debe calcular una oferta para cubrir la demanda de los animales para no más de 2 o 3 días. *) cuando se usan reservas poco palatables o con presencia de hongos.

3. MICOTOXINAS.

Este es un año donde probablemente el tema de presencia de micotoxinas en los alimentos sea importante y debamos estar atentos. Es recomendable hacer análisis periódicos de los alimentos y solicitar dicho análisis cuando se compra ración. También es recomendable valorar su presencia en las reservas que se disponen en el predio. Las principales a ver son el DON, Aflatoxinas y Zerealonona. En la página web de INIA se encuentran publicaciones para saber cómo tratar estos problemas.

4. AJUSTE DE LA ROTACIÓN FORRAJERA.

Es posible que en muchos lugares se hayan perdido las avenas. Las nuevas siembras de reemplazo deben de hacerse pensando no solo en ese potrero particular, sino en la rotación general del predio. Dependiendo del momento del año y de cuándo se necesita el forraje se puede considerar más de una alternativa:

a. Si el forraje se necesita en julio-agosto se puede sembrar una cebada que dispone de un buen volumen pero en un solo pastoreo.

b. Si es más entrada el invierno la necesidad de forraje ya más principios de agosto se puede pensar en un raigrás.

c. Otra posibilidad es sembrar trigo: en este caso buscar los de ciclo medio y corto que entreguen forraje. El trigo no es tan precoz como la cebada pero si en el primer pastoreo no está muy encañado se podrá aprovechar el rebrote.

5. FERTILIZACIÓN CON NITRÓGENO.

Esta es una opción muy efectiva para aumentar rápidamente la disponibilidad de forraje una vez que se superan las condiciones de anegamiento. Se pueden esperar respuestas lineales en kilogramos de materia seca con dosis de aproximadamente 100 kg de N/ha (es decir, 220 kg urea/ha) si se aplican sobre un cultivo que está creciendo activamente. Esto puede ser implementado tanto en verdeos ya implantados, como en verdeos que se implanten avanzado el otoño, una vez que se encuentren en la fase de macollaje (3 hojas o más). También se puede realizar sobre pasturas de gramíneas con base festuca (especialmente si son cultivares de floración temprana para aprovechar las respuestas en otoñoinvierno).

6. CUIDADOS EN EL PRE-PARTO Y PARTO.

Los primeros días luego del secado de la vaca y los días previos al parto son períodos de alto riesgo para las infecciones intramamarias. La lluvia y el barro no solo aumentan la oferta de microrganismos sino que también disminuyen la inmunidad en las vacas por el estrés.

Algunos puntos: a. Áreas de pre-parto y parto lo más secos y limpios posibles: si hay acumulación de agua y/o barro en lo posible cambiar de potrero o rotar dentro del mismo, priorizando las categorías más susceptibles: vaquillonas y las vacas de más lactancias. Al observar una vaca próxima al parto moverla al lugar más seco que se tenga.

b. Monitoreo de enfermedades en el pre-parto: consultar a su veterinario sobre el uso de tiras para evaluar pH urinario, tiras reactivas para determinar cetosis, evaluar edemas de ubre, monitorear condición corporal y evaluar materia fecal.

c. Cuidados en el parto: si el parto es asistido utilizar herramientas limpias y desinfectadas para asistir el parto, así como limpiar la región perianal, ano y vulva. Si las vacas paren en un ambiente húmedo y con mucho barro y no es posible cambiarlas, retirar lo antes posible ternero y madre del área sucia.

d. Retirar al ternero a un lugar limpio, seco y abrigado: espacios individuales donde podrán estar las primeras 24 horas antes de ir al sistema de guachera utilizado. Podrán ser de cama de paja (cambiar cada vez que sale una ternera, desinfectar y aplicar cal viva), con el piso elevado para que el agua de lluvia pueda correr por debajo, reparo de nylon (tener cuidado con que este en buen estado) y con techo.

e. Calostrar artificialmente el ternero: es ideal asegurar un buen calostrado y procurar ordeñar cuanto antes a la vaca parida. La mezcla de barro y estiércol próximo al parto puede conducir a ubres sucias y cuando el ternero recién nacido succiona, ingiere bacterias junto con el calostro.

f. Desinfecte con yodados al ternero una vez retirado: los terneros nacidos en contacto con barro son más vulnerables a la enfermedad del ombligo y problemas articulares. Si el muñón umbilical se contamina antes de que se seque y selle, esto es una puerta abierta para las bacterias patógenas.

g. Concentrar lo más posible los trabajos de las mangas para minimizar las situaciones de estrés.

7. RUTINA DE ORDEÑE.

La presencia de barro afecta la incidencia de mastitis y empeora la calidad higiénica de la leche. La presión por ordeñar lo más rápido posible muchas veces resulta en una deficiente higiene y mayores complicaciones. Algunas prácticas maximizar la limpieza y minimizar el contagio de patógenos entre vacas:

a. Pre-sellado/pre-dipping o desinfección seguido de un secado de la ubre: el procedimiento consiste en eliminar los dos o tres primeros chorros de leche; si existiese exceso de estiércol y suciedad en los pezones se debe eliminarlos, sumergir los pezones en el producto germicida (a aplicar con vaso), dejar actuar 30 segundos y secar los pezones con toallas individuales y desechables de papel o paños individuales lavados y desinfectados.

b. Lotear: separando las vacas con mastitis y/o ordeñar primero las vaquillonas, luego las vacas sanas y por último las enfermas.

c. Monitorear: repetir con mayor frecuencia el monitoreo del tanque de frio y realizar el análisis para conteo de células somáticas.

d. Secado/aparte: no quedarse con el resultado de un análisis sino repetir para luego tomar medidas de secar o separar animales.

8. PATAS.

Los problemas podales se exacerban con barro y acarrean pérdidas a nivel productivo y reproductivo, y además afectan el confort y la condición corporal de la vaca lo cual condiciona su producción posterior. Algunas medidas a tener en cuenta:

a. Evitar el relleno de pozos con piedras o cascotes que puedan tener “filo” y causar lesiones al ser “lavados” por la lluvia.

b. Revisar el drenaje de los corrales, sobre todo en donde están los bebederos, donde se puede agravar la situación por los rebalses de agua.

c. En los casos que existen instalaciones adecuadas se pueden realizar baños podales con formol de manera preventiva.

d. Evitar el uso de alimentos mohosos o en mal estado que pueden aportar sustancias vasoactivas.

Compartir en: