18 de Agosto de 2018
Máx. Min.
Actualidad 26 de Mayo de 2018

Gobierno de Brasil apela a los militares como solución a la huelga del transporte

El ministro Alexander de Moraes del Tribunal Supremo (STF) aprobó el uso de la fuerza para desbloquear las carreteras cuyo tránsito se encuentra interrumpido por los huelguistas.

Actualidad 26 de Mayo de 2018

Gobierno de Brasil apela a los militares como solución a la huelga del transporte

El ministro Alexander de Moraes del Tribunal Supremo (STF) aprobó el uso de la fuerza para desbloquear las carreteras cuyo tránsito se encuentra interrumpido por los huelguistas.

Montevideo – TodoElCampo – Primero se informó que el gobierno de Michel Temer había cerrado un acuerdo con los sindicatos de camioneros para que estos suspendieran durante 15 días la huelga nacional iniciada el lunes. De esa forma las autoridades bajarían los combustibles por presión de los huelguistas que manifestaba y reclamaban contra la suba del gasoil y los peajes. El gobierno por su parte había argumentado la modificación del valor del combustible en base a la suba del crudo y del dólar.

Ayer una nueva noticia, contradictoria con lo anterior, se impuso en los centros informativos brasileños: El ministro Alexander de Moraes del Tribunal Supremo (STF) aprobó el uso de la fuerza para desbloquear las carreteras cuyo tránsito se encuentra interrumpido por los huelguistas. Se trata de una media preventiva a petición de la Presidencia.

Autorizo que se tomen las medidas necesarias y suficientes, a criterio de las autoridades responsables del Poder Ejecutivo Federal y de los Poderes Ejecutivos Estatales, al resguardo del orden en el entorno y, principalmente, la seguridad de los peatones, conductores, pasajeros y de los propios participantes del movimiento que quizá vengan a colocarse en lugares inapropiados en las carreteras del país”, dice el escrito del ministro de la Suprema Corte.

Más adelante se refiere al “abuso” en el ejercicio de los derechos de reunión y huelga con la “obstrucción de tránsito en la vía pública y caminos, impidiendo la libre circulación”.

Horas después el presidente Michel Temer y su gabinete firmaron un decreto habilitando a las Fuerzas Armadas a sacar a los camiones de las carreteras. Desde los militares se dijo concentrarán sus acciones en algunos lugares e inmediatamente desbloquearon una de las refinería de Río de Janeiro, dos centrales eléctricas y media docena de aeropuertos.

El gobierno ahora tendrá coraje de ejercer su autoridad en defensa del pueblo brasileño” dijo Temer a la prensa, y señaló a un “puñado de radicales” como responsables de paralizar el país.

Los sindicatos reaccionaron de forma negativa ante el uso del Ejército como forma de solucionar el conflicto. Consideraron que el gobierno quiere “apagar el fuego con nafta” y lo acusaron de generar más dificultades en lugar de llegar a una solución equilibrada”.

RESUMEN DE LOS HECHOS.

El lunes 21 camioneros de los más de 120 sindicatos reunidos en la Confederación Nacional de los Transportistas Autónomos (CNTA) y la Asociación Brasileñas de Camioneros (ABCAM) comenzaron un paro indefinido como forma de protesta por la suba del combustible y la tarifa de peajes para camiones que se desplazan vacíos. La medida que se desarrolla desde entonces implica el bloqueo de 16 estados.

El aumento constante del precio en las refinerías y los impuestos que recaen sobre el gasoil volvió la situación insostenible para el transportista autónomo, dijo la ABCAM en un comunicado.

Antes de resolver la medida de protesta, la entidad envió un oficio al gobierno de Michel Temer en el que manifestó su inconformismo con los aumentos sucesivos en el gasoil que representa el 42 % de los costos del negocio, lo que ha generado un aumento de costos para la actividad de transporte.

La semana pasada el combustible tuvo incrementos durante cinco días consecutivos a causa del alza en el precio internacional del petróleo, informó Reporte Brasil.

AGRAVAMIENTO DE LA CRISIS.

Durante la semana la huelga agravó la situación y comenzó a faltar mercadería en los comercios del país, llevando a algunos grupos minoristas a adoptar medidas preventivas para evitar una crisis más aguda de desabastecimiento.

A los 16 estados afectados al iniciarse la protesta el lunes, se fueron sumando otros y el bloqueo de carreteras llegó a 23 estados más el Distrito Federal. Además el miércoles se sumaron los transportadores de cargas.

El país comenzó a paralizarse: Filas para cargar combustible, aeropuertos con vuelos cancelados, transporte público paralizado en grandes capitales como Sao Paulo y Río de Janeiro, son algunas de las consecuencias de la protesta sindical.

La situación repercute en las cadenas de abastecimiento, en la producción de alimentos y provisión de combustible, rubros que dependen del abastecimiento diario.

Desde el gobierno se intentó levantar los bloqueos en las rutas mediante recursos de amparo que prohíben la obstrucción de carreteras federales. La ministra de la Abogacía General de la Unión (AGU), Grace Mendonça, dijo el jueves que unos 100 abogados públicos están actuando en todo el país para garantizar el libre tránsito.

La justicia ordenó que fueran despejados los bloqueos en los estados de Sergipe, São Paulo, Paraná, Paraná, Minas Gerais, Rio Grande do Norte, Goiás, Santa Catarina, Pernambuco, Paraíba, Rondônia, Distrito Federal y Rio Grande do Sul.

Mientras tanto la Asociación Paulista de Supermercados (Apas) expresó que los productos más afectados por el conflicto son los elementos perecederos y de abastecimiento diario, principalmente frutas, legumbres y verduras.

Carnes, leche y derivados, panificación congelada e industrializada que llevan proteínas en el proceso de fabricación ya están con las entregas comprometidas por retrasos en el reabastecimiento”, informó la entidad Reuters.

GOBIERNO ANUNCIÓ ACUERDO CON CAMIONEROS PARA UNA TREGUA.

El conflicto pareció tener un principio de acuerdo cuando el ministro de la Casa Civil, Eliseo Padilha, anunció que el gobierno federal cerró un acuerdo con sindicatos de camioneros para la suspensión durante 15 días de la huelga nacional. En los hechos concretos, las autoridades bajarían los combustibles por presión de los huelguistas.

Padilha dijo que Petrobras mantendrá la reducción del 10 % en el precio del gasoil durante los próximos 30 días y asegurará una periodicidad mínima de 30 días para eventuales reajustes del combustible en las refinerías.

El ministro de Hacienda, Eduardo Guardia, afirmó que Petrobras asumirá el costo de la rebaja por 15 días, y que la diferencia será asumida por el Estado.

Vamos a crear una subvención para pagar esa diferencia”, dijo Guardia, agregando que en un mes se hará el reajuste de precios de acuerdo con reglas de Petrobras.

Padilha afirmó además que como parte del acuerdo, la tarifa de los fletes será revisada cada tres meses y que el gobierno va a tratar con los Estados las posibles exenciones del pago de peaje a los camiones vacíos.

(En base a informes de Reporte Brasil, Folha de S Paulo e información propia).

(Foto: Policías detienen a manifestantes que bloquean la salida de camiones con combustible de la distribuidora de Petrobras en Brasilia, Brasil, luego de que el presidente Temer autorizada al Ejército desbloquear las carreteras del país, en el quinto día de huelga de los camioneros por los elevados precios de los combustibles. Foto de EFE).

Compartir en: