16 de Setiembre de 2019
Máx. Min.
Política 10 de Setiembre de 2019

Expo Agro: Asesores de los partidos con representación parlamentaria expusieron su visión sobre la agricultura

Los técnicos participantes fueron: Ing. Agr. Inocencio Bertoni (asesor de Daniel Martínez), Ing. Agr. Rodolfo Irigoyen (asesor de Pablo Mieres), Ing. Agr. Eduardo Blasina (de Ernesto Talvi) e Ing. Agr. Ignacio Buffa (asesor de Luis Lacalle).

Política 10 de Setiembre de 2019

Expo Agro: Asesores de los partidos con representación parlamentaria expusieron su visión sobre la agricultura

Los técnicos participantes fueron: Ing. Agr. Inocencio Bertoni (asesor de Daniel Martínez), Ing. Agr. Rodolfo Irigoyen (asesor de Pablo Mieres), Ing. Agr. Eduardo Blasina (de Ernesto Talvi) e Ing. Agr. Ignacio Buffa (asesor de Luis Lacalle).

Hébert Dell’Onte Larrosa – Montevideo – TodoElCampo – Ayer en la Expo Prado y con la organización de la Asociación Rural del Uruguay (ARU) se llevó a cabo la mesa Políticas de Estado para la agricultura. Expusieron los asesores de los partidos políticos con representación parlamentaria (Frente Amplio, Partido Independiente, Partido Colorado y Partido Nacional) con excepción de Unidad Popular.

Los técnicos participantes fueron: Ing. Agr. Inocencio Bertoni (asesor de Daniel Martínez), Ing. Agr. Rodolfo Irigoyen (asesor de Pablo Mieres), Ing. Agr. Eduardo Blasina (de Ernesto Talvi) e Ing. Agr. Ignacio Buffa (asesor de Luis Lacalle).

INOCENCIO BERTONI: “INSERCIÓN, SUSTENTABILIDAD Y PRODUCTIVIDAD”.

El Ing. Bertoni dijo que “lo primero es destacar el papel que la agricultura de secano ha tenido y tiene que seguir teniendo en el proceso de crecimiento sostenido del país con una fuerte base agroexportadora”. “Es la agricultura de secano la que debe posicionar a Uruguay como un proveedor confiable de alimentos con altos atributos de calidad, inocuidad y sustentabilidad en los procesos de producción a partir de los cuales se genera”.

Para que esto siga adelante destacó que “hay tres aspectos fundamentales: Uno la inserción competitiva en lo internacional”; segundo, “la sustentabilidad en el uso de los recursos naturales”; y tercero “la productividad”.

La inserción internacional implica “varios elementos: protocolizar acuerdos sobre la base de la sanidad, calidad e inocuidad en los procesos de producción, introduciendo la huella ambiental” por lo que “debemos seguir avanzando en la certificación ambiental de los procesos de producción, elemento que ya se ha empezado a trabajar y diseñar”, dijo. En este punto “juega un papel importante la investigación”, destacó.

“El otro punto fuerte de la inserción es la inteligencia comercial” en lo cual “se va a seguir profundizando las agregaturas comerciales en acuerdo con el sector privado”, expresó el técnico.

“Desde el punto de vista ambiental” dijo que hay que ver la agricultura “como parte de un sistema de producción que asegure el incremento de la productividad pero con la sustentabilidad ambiental”. Aquí hay dos “herramientas claves que tienen que seguir operándose: los planes de uso y manejo de suelo; y los manejos seguros de los productos fitosanitarios”.

RODOLFO IRIGOYEN: LA IMPORTANCIA DE LO MACROECONÓMICO Y EL TIPO DE CAMBIO.

El asesor del Partido Independiente destacó la importancia de la macroeconomía y el tipo de cambio. “Cuando las gremiales agropecuarias presentan reclamos ante el gobierno, generalmente se dice que se van a estudiar pero se aclara que la macroeconomía no se toca, y yo creo que ahí en la parte económica es donde está el problema”, dijo.

Se preguntó qué implica decir “la macro no se toca”, y consideró que en el “imaginario colectivo” hay un “paradigma equivocado” que “es un tema cultural por el cual al sector agropecuario se lo ve en términos peyorativos, atrasado, renuente a la incorporación de tecnología, y se plantean dicotomías del tipo vaca versus computadora”, cuando la realidad es que “no hay ningún enfrentamiento sino una gran simbiosis”.

Agregó que “el problema es no reconocer que la incorporación de valor en la generación de empleo no necesariamente pasa por cambiar la naturaleza del producto”, y ejemplificó señalando que la “eficiencia de producción” se puede incrementar “como lo hizo la agricultura de secano que creció al 3,7 % en las dos décadas del 90 al 2010 y del 7,8 % en los cinco años siguientes”. Es “esencial lograr que “la sociedad en general y el poder político en particular” tomen “conciencia” de una “visión no antagónica del progreso sino todo lo contrario”.

Por eso los reclamos están bien dirigidos al Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca en “algunos aspectos operativos”, “pero el locutor de fondo es el Ministerio de Economía, es el de Relaciones Exteriores para tratar de conseguir tratados de libre comercio que nos igualen en condiciones con nuestros competidores”. “Esos son los interlocutores”, afirmó.

En cuanto a las “áreas estratégicas” que deben mejorarse y “que derivan del manejo macroeconómico” Irigoyen subrayó “el equilibrio” en el “tipo de cambio real: No pedimos que nos subsidien con un tipo de cambio adelantado, pero tampoco que nos castiguen con un tipo de cambio atrasado”.

Argumentó que “el Banco Central tiene todas las herramientas para calcularlo y puede hacerlo anual o mes a mes”. Nos dicen que “el tipo de cambio no es todo y que hay que incorporar tecnología, pero el tipo de cambio es la polea de transmisión que traduce todos los precios internacionales en precios internos y define en gran medida la competitividad. Cuando el tipo de cambio no nos castiga se dan los procesos de inversiones”.

“Otro tema es el de las tarifas que depende de la macroeconomía”, más “infraestructura vial y portuaria, cumplimiento con la OTI”, etc.

Si Uruguay logra “cambiar la mentalidad de la sociedad y del sistema político en todos estos temas, en una generación somos un país desarrollado, no solo por nivel de ingreso sino por calidad de vida y oportunidad para todos”, estimó.

EDUARDO BLASINA: DIVERSIFICACIÓN AGRÍCOLA.

El Ing. Agr. Blasina mencionó siete puntos fundamentales: Confianza, costos, valorización, caída de riesgos, coordinación entre públicos y privados, diversificación agrícola y biotecnología.

“Lo primero es la confianza”, dijo, y aseguró que en el Partido Colorado “hacemos un esfuerzo muy grande por transmitir la plena confianza a los empresarios de que no estamos pensando en un impuesto al patrimonio ampliado, ni impuesto a la herencia ni en un reaforo para recaudar más. No solo nos parece muy mal un déficit fiscal del 5 % sino que queremos avanzar a una regla fiscal que garantice a todos, gobierne quien gobierne, que se debe entregar los números en orden y no que se entre en un espiral de más déficit y más impuestos. De esa manera se pierde confianza y en la agricultura la confianza es clave porque requiere una fuerte inversión y tiene un elevado riesgo. Confianza es equilibrio fiscal y trabajar para una regla fiscal que gane quien gane no pueda dejar más de un déficit muy razonable”.

El segundo punto es costos. “Los sobrecostos tienen que ver con un tipo de cambio que se tiende a sacar de su equilibrio para llevarlo más abajo, eso da una sensación de confort que nos permite viajar y comprar electrodomésticos, con una inflación cerca del 10 %. Nosotros queremos a través de ese equilibrio fiscal llegar a un tipo de cambio que esté cerca de su equilibrio”, dijo.

Otro punto vinculado a los costos es el del gasoil que va a tener “un precio de paridad de importación, y no va a tener subsidio al transporte capitalino”, si sumamos las dos cosas “tenemos siete pesos y fracción en el precio del gasoil”. “La energía eléctrica tiene que estar en paridad con nuestros vecinos; es un poco absurdo exportar energía a Brasil muchísimo más barata que lo que se cobra a los productores que trabajan con ella”, expresó Blasina.

Tercero: “Valorización, darle valor agregado ambiental. La competitividad de la agricultura uruguaya va a venir cada vez más por ser hecha con pasturas, incorporando carbono. Tenemos una agricultura diferencial, no es la que se hace en Argentina o Brasil, la competitividad de la agricultura uruguaya tienen que ver con la ganadería y la ganadería con ese sistema agricultura-pasturas”. La valorización también tiene que ver con “buenas prácticas agrícolas”.

El cuarto componente es “bajar riesgos”, eso es “avanzar mucho más fuerte en los seguros”.

Quinto, “se necesita una mejor coordinación público-privada”.

Sexto punto la “diversificación agrícola”. En un momento de precios muy altos la agricultura uruguaya se hizo extremadamente sojera y ahora estamos “ante el regreso de las pasturas y también ante la emergencia de nuevos cultivos como lupinus, cáñamo, las legumbres”, expresó el asesor del Cr. Ernesto Talvi.

“Séptimo la biotecnología” que implica “un análisis estrictamente científico” de esa herramienta cuya aplicación “no se demore si no hay una razón científica” para ello, concluyó

IGNACIO BUFFA: UNIDAD DE LA ECONOMÍA CON LA AGROPECUARIA.

El Ing. Agr. Buffa destacó la unidad de la economía con la agropecuaria. “No se puede disociar la  situación del sector agropecuario con el de la economía. No puede haber un agro fuerte con una economía débil y viceversa tampoco. Por lo tanto nosotros hemos puesto un eje muy fuerte de devolver la competitividad general más allá de los rubros en particular: devolver competitividad al sistema productivo”, subrayó.

 Y en esto “la propuesta es muy clara sin ningún dobles. La propuesta va porque el Estado sea mucho más eficiente en el gasto y la propuesta es de ahorro de U$S 900 millones”, tal como ha sido explicado por la economista Azucena Arbeleche y Luis Lacalle Pou, dijo.

“Ese ahorro de 900 millones es un medio para lograr algunas cosas: Sostener parte del déficit fiscal que este gobierno va a dejar en torno al 4,9  % según la última referencia pero que va a ser superior el mes que viene; y en segundo término lograr ahorros en insumos claves estratégicos para la sociedad y el sistema productivo” como “la reducción del precio del gasoil y de la energía”.

Buffa mencionó también el “desarrollo de una unidad de monitoreo de políticas públicas para que éstas se vayan evaluando a medida que se van ejecutando”.

Dijo que la agricultura tiene una serie de desafíos, como el incremento de costos vinculados a las malezas, o al nuevo paquete de fertilización.

“Es importante poner acá el tema de la sustentabilidad”, algo “en lo que somos abanderados al punto de que proponemos un ministerio de Medio Ambiente, y es un eje prioritario en la agenda” del Partido Nacional.

“Los planes de uso y manejo de suelo son una muy buena herramienta pero es necesarios reverlos porque la lógica de esos planes era un pretexto para juntarnos en la mesa a todos los que estamos en el negocio agrícola, y ese instrumento aún no ha logrado unir a todos los agentes vinculados a la cadena, sobre todo al dueño del campo, al agricultor, al que financia y al contratista”, finalizó.

Compartir en: