16 de Diciembre de 2018
Máx. Min.
Actualidad 07 de Noviembre de 2018

¡Estamos empantanados!

“No hay cosa más desalentadora que quedarse empantanado”, es la imagen que encontró Horacio Jaume para describir el momento. En esta columna, el director de TodoElCampo reflexiona sobre cuál sería una posible estrategia para dejar de “peludear”.

Actualidad 07 de Noviembre de 2018

¡Estamos empantanados!

“No hay cosa más desalentadora que quedarse empantanado”, es la imagen que encontró Horacio Jaume para describir el momento. En esta columna, el director de TodoElCampo reflexiona sobre cuál sería una posible estrategia para dejar de “peludear”.

Montevideo – Horacio Jaume – TodoElCampo – Uno mira el auto, el tractor, la carreta o el vehículo en el que ande, y aquello no tiene vuelta. Las ruedas patinan y lo tapan a uno de barro, el tractor con toda su potencia o traba de diferencial, lo único que hace es enterrarse más, en la carreta los bueyes o caballos se patinan tirando y no la mueven. Uno sabe cuál es exactamente la solución, pero sabe que da trabajo y que no queda otra que agarrar una pala y limpiar todo, sacar el barro y buscar la manera de tener algo firme para después, muy despacio, entrar a salir.

¿Qué nos está pasando ahora como país? Lisa y llanamente estamos empantanados. Ese camino por el cual corríamos a 180 km por hora, ahora nos pasa la cuenta. Lo usamos sin pensar en él, y el camino dijo no va más. Cuando suceden estas cosas, uno siempre sueña con varitas mágicas. En el caso del peludo (quedar empantanados), que salgamos después de una acelerada, o que el súper tractor se lleve todo el barro por delante. En el caso de los países, que los astros se vuelvan a alinear y que las cosas no valgan el doble, sino el triple, así se acaban los problemas.

No hay varitas mágicas. Sí podemos fijarnos metas, ser conscientes de nuestros errores y tener humildad para reconocerlos. Hasta ahora no se ve que la administración Vásquez y el Frente Amplio reconozcan sus errores. No hay forma de justificar lo de Ancap, ASSE, etc., pero sin embargo, sí muestran su disgusto y critican al futuro presidente brasilero, a sabiendas de que es uno de nuestro principales compradores y el vecino más grande que tenemos.

En el caso que el argumento fuese lo ideológico por lo que este pudiese ser en el futuro, tendríamos que fijarnos ahora como se conduce China, Venezuela o Cuba.

Lo del principio, esto va a dar trabajo, hay que limpiar, sacar el barro, buscar lo firme, y después, tanteando despacito hasta pegar ese tirón final que nos saque definitivamente.

Compartir en: