21 de Octubre de 2017
Máx. Min.
Agricultura 12 de Enero de 2017

Un enfoque sostenible para la gestión integrada de plagas

Las plantas sanas tienen mayores posibilidades de resistir las presiones de enfermedades y los micronutrientes biodisponibles pueden apoyar de forma natural las defensas inherentes de las plantas.

Agricultura 12 de Enero de 2017

Un enfoque sostenible para la gestión integrada de plagas

Las plantas sanas tienen mayores posibilidades de resistir las presiones de enfermedades y los micronutrientes biodisponibles pueden apoyar de forma natural las defensas inherentes de las plantas.

Montevideo-Alltech Spain-TodoElCampo – A través de la incorporación de nuevas tecnologías, la eficiencia en la producción agrícola se ha disparado. Sin embargo, también lo ha hecho la demanda por prácticas de gestión más sostenibles. Hoy existe más control que nunca por parte de los consumidores con respecto a herbicidas, fungicidas e insecticidas convencionales, y las regulaciones se están estrechando.

"La sustitución completa de químicos sintéticos es poco práctico para los productores", dijo el Dr. Steven Borst (gerente de Cumplimiento de Alltech Crop Science). "Desafortunadamente, sin embargo, se nos están acabando las balas de plata".

Borst cree que el futuro de los programas de Manejo Integrado de Plagas (MIP) incluirá las mejores tácticas de una variedad de enfoques, incluidas las tecnologías nutricionales y naturales.

"Utilizadas en conjunto con las mejores prácticas convencionales, pueden permitir a los productores reducir los insumos, manteniendo la calidad de los cultivos y mejorar las medidas de sustentabilidad", señaló.

NUTRICIÓN: ENTREGANDO A LOS CULTIVOS LAS HERRAMIENTAS PARA DEFENDERSE.

Un programa nutricional de planta equilibrado es un componente clave de un programa eficaz de MIP. "Si una planta no es saludable desde el punto de vista nutricional, no será capaz de defenderse de un posible ataque de patógenos", dijo Borst.

Las plantas sanas tienen mayores posibilidades de resistir las presiones de enfermedades y los micronutrientes biodisponibles pueden apoyar de forma natural las defensas inherentes de las plantas.

"Si logras convencer a una planta de que va a ser atacada, la planta es capaz de desarrollar sus propias rutas metabólicas para luchar contra la enfermedad", explicó.

 

Sin embargo, las plantas no son naturalmente proactivas. "Son organismos reactivos", explicó Brian Springer, CCA, (gerente de servicios técnicos de Alltech Crop Science). "Responden a sus entornos. Algo tiene que desencadenar en la planta una reacción defensiva, a diferencia de un sistema inmune que puede reaccionar por sí mismo. Mediante el uso de productos biológicos, tales como productos nutricionales y activadores podemos provocar una respuesta en la planta".

Las dinámicas entre las plantas y su entorno, incluyendo el complejo mundo microbiano en el que viven, están siendo investigadas a profundidad por Alltech Crop Science y otras instituciones. Esta semana en un artículo titulado 'Los científicos esperan cultivar un sistema inmune para los cultivos', The New York Times informó de que se trata de una densa red ecológica a desenredar.

DESENREDAR LAS REDES ECOLÓGICAS DEMANDA NUEVO ENFOQUE.

La gestión eficiente de los cultivos está avanzando hacia una gestión prescriptiva/proactiva de los aportes, en lugar de un enfoque reactivo.

"Nos han enseñado a explorar campos, encontrar lo que está mal y luego solucionarlo", dijo Springer. "Estamos avanzando hacia una nueva perspectiva en la que no solo podemos operar sobre la salud de la planta, sino que también podemos mejorar la salud del suelo en lugar de actuar sobre la enfermedad".

Una mejor gestión de los nutrientes, especialmente del nitrógeno, es un componente clave de este movimiento y es importante para la sostenibilidad.

"La definición de la salud del suelo es diferente para cada agricultor, ya que cada sistema de cultivo es diferente", agregó Springer. "Es importante averiguar qué cantidad de nutrientes estará disponible durante la temporada de crecimiento".

Esto incluye nitrógeno orgánico en el suelo que puede ser alimentado por medio de aminoácidos. Con este fin, mencionó que la Universidad de Illinois está incluyendo un análisis de aminoácidos como parte de su toma de muestras del suelo. El objetivo es ayudar a reducir la cantidad de fertilizantes aplicados a los campos y es de esperar que mejore así el medio ambiente, reduciendo al mínimo la aplicación de un exceso de nitrógeno. Un beneficio adicional de la incorporación de sustancias biológicas es que el nitrógeno en el suelo no es tan volátil y no se filtrará como nitratos.

UNA ESTRATEGIA DE SISTEMAS GLOBALES.

Los expertos de Alltech coinciden en que una estrategia de sistemas globales ayudará mejor a los agricultores en el futuro.

"Seguimos investigando cómo y cuándo utilizar productos biológicos -ya sea activadores naturales, micronutrientes foliares, inoculantes naturales o biofungicidas- con métodos convencionales en los sistemas de cultivo para ayudar a los productores en el cuidado del medio ambiente", dijo Borst.

"Como cualquier mercado avanza, vemos cada vez mayor gestión de piezas cada vez más pequeñas dentro del sistema total", concluyó Springer. "Esta es la siguiente capa que estamos perfeccionando".

(Textos y fotos de Alltech).

Compartir en: