17 de Agosto de 2017
Máx. Min.
Actualidad 21 de Setiembre de 2015

Lo dejo a tu criterio

Marguery: Los discursos en el cierre de la 110ª Exposición del Prado fueron claros, pero fue rara, desde mi punto de vista, la interrelación entre uno,Ricardo Reilly, y otro, el del ministro de Ganadería, Agrcultura y Pesca, Tabaré Aguerre.

Actualidad 21 de Setiembre de 2015

Lo dejo a tu criterio

Marguery: Los discursos en el cierre de la 110ª Exposición del Prado fueron claros, pero fue rara, desde mi punto de vista, la interrelación entre uno,Ricardo Reilly, y otro, el del ministro de Ganadería, Agrcultura y Pesca, Tabaré Aguerre.

Montevideo. TodoElCampo- Fue raro. ¿Fue deliberado o fruto de la improvisación? Cada cual sacará sus conclusiones. Yo, las mías.

Los discursos en el cierre de la 110ª Exposición del Prado fueron claros, pero fue rara, desde mi punto de vista, la interrelación entre uno, el del presidente de la Asociación Rural del Uruguay (ARU), Ricardo Reilly, y otro, el del ministro de Ganadería, Agrcultura y Pesca, Tabaré Aguerre.

En primer lugar porque el discurso de Aguerre fue mucho más corto que el de Reilly, cosa muy poco usual en las exposiciones públicas del secretario de Estado, que suele utilizar mucha mayor cantidad de minutos, incluso en tribunas con bastante menos repercusión que la de la principal muestra ganadera del país y a veces sobre temas mucho menos relevantes. Puede ser una observación menor, pero a mi juicio, si pretendía contestarle a Reilly, como por momentos pareció, todavía podría estar hablando. Porque Reilly utilizó muy bien su espacio para plantear los 10 temas centrales que preocupan y limitan el desarrollo agropecuario. Y el ministro apenas sobrevoló por tres o cuatro de ellos, ignorando algunos otros planteos cruciales de la oratoria gremial. Aguerre apenas entró en aspectos donde tenía algo concreto para anunciar: abigeato, depredadores y riego. En el resto de los temas o ni entró, como en el de los impuestos, o contestó de una forma que al menos a mi manera de ver raya con la falta de respeto a una tribuna y público que lo seguía atentamente, y que merece respuestas de sus mandatados, que el ministro lo es como funcionario, bastante más contundentes que las que allí se expresaron.

El discurso de Reilly no tuvo sorpresas, pero fue ordenado, argumentado y coherente con la posición histórica de la institución que representa. El presidente de ARU fue desgranando durante su oratoria 10 temas centrales:

  • Libre competencia
  • Inserción internacional
  • Costos de producción 
  • Peso del Estado
  • Tipo de Cambio 
  • Déficit fiscal
  • Presión tributaria
  • Infraestructura vial
  • Inseguridad
  • Inserción social en la campaña

Y sobre cada uno de ellos se explayó y explicó el porqué de las demandas.

De la libre competencia el ministro no dijo nada. Supongo que porque está de acuerdo, o quizás porque no pueda explicar las decenas de inequidades, muchas de ellas alentadas desde la propia cartera. O acaso es libre competencia que el SNIG le compre caravanas por decenas de millones de dólares a un solo proveedor? O que sea sólo Conaprole quién va a vender leche en polvo a Venezuela en un negocio hecho por el Estado? O que se favorezca con dineros públicos a determinados grupos de trabajadores para gestionar empresas sin las garantías que a cualquier hijo de vecino el Brou le exigiría? O que directamente exista Alur?. Y esto por no aburrir con otra cantidad de ejemplos, que de libre competencia parecería que tienen bastante poco.

Reilly se refirió a la necesidad de mejorar la inserción internacional a través de negociaciones arancelarias con los países compradores de productos uruguayos, donde, citando al canciller Nin Novoa, se refirió a los U$S 660 millones que el país paga por año para vender su mercadería, de los cuales más de U$S 200 millones son sólo por la exportación de carne. Y criticó la decisión oficial de abandonar las negociaciones en el TISA, que  Aguerre ignoró olímpicamente. Es que no tiene nada para decir al respecto, pienso yo.

Al planteo de Reilly respondió: “no hay negociación de lo arancelario si no hay sanidad, inocuidad de los alimentos…”. Hay sanidad, hay inocuidad, el Uruguay vende a más de 120 mercados, pero los aranceles los seguimos pagando, dólar por dólar, y el país, atado de pies y manos por la región, no se permite avanzar en negociaciones bilaterales como sí lo hacen Nueva Zelanda, Australia y otros países que compiten directamente con nosotros, obteniendo ventajas evidentes. 

Reilly le dice al ministro de Ganadería y al propio ministro de Economía, Danilo Astori, que también estaba en la tribuna, que el país es caro, que no se puede más con el peso del Estado, que los costos de producción son exorbitantes, que los monopolios públicos atentan contra el desarrollo. Y el ministro? Por toda respuesta frente al planteo dice: “Uruguay nunca va a ser un país barato, y nunca lo será en términos de salario, porque el objetivo mismo es construir un país donde la gente pueda vivir cada vez mejor”. No es raro? 

Sobre el tipo de cambio, o como le llamaban antes, el atraso cambiario, Aguerre dijo que “si ahora hubiésemos hecho lo mismo que hizo el gobierno en 1999, el tipo de cambio estaría en $ 23,20”. O sea, algo así como que sí, está un poco rezagado, pero si se hubieran aplicado las políticas de gobiernos anteriores, estaría peor. Y!? Resuelve eso el problema?

El resto de los temas lisa y llanamente los ignoró: impuestos, déficit fiscal, infraestructura, no merecieron formar parte de la pieza oratoria oficial.

Donde sí hubo respuestas y bastante contundentes, fue en los temas vinculados con la inseguridad, especialmente el abigeato, y el control de los depredadores naturales, con énfasis en los perros. Acá el ministro se floreó, profundizó, explicó, e hizo anuncios concretos. Para esto tenía respuestas, y pronunció algunas frases efectistas que levantaron aplausos de la tribuna: “El derecho de los perros no está por encima del derecho de las ovejas” o “la ley de bienestar animal está pensada con cabeza de mascota y no con cabeza de animal productivo”. 

Más allá de las frases, anunció que en la Ley de Presupuesto que está a discusión del parlamento se promueve el pasaje de la Comisión Honoraria de Bienestar Animal a la órbita del Mgap. “Sabemos que nos compramos un problema”, afirmó. Ojalá sea para bien, y la cartera esté a la altura para dar respuestas contundentes. También anunció el envío de un proyecto de Ley para que se tipifique al abigeato como robo, cambiando el foco actual que lo califica como “de baja frecuencia”. Para Aguerre, lo de “robar para comer” ya no existe, y son verdaderas organizaciones delictivas las que operan con este delito. Alguien podrá decir, ¿y recién ahora se da cuenta, cuando hace seis años que es ministro?. Y es cierto, pero quizás debamos aplicar aquello de “nunca es tarde cuando la dicha llega” y mirar para adelante con la esperanza de que el problema al menos empiece a resolverse.

El ministro fundamentó su preocupación en las buenas perspectivas para el rubro ovino con la inminente apertura de EEUU para la carne con hueso, que dijo, valorizará la tonelada a un entorno de entre U$S 5.500 y U$S 6.000. Y aquí, a mi entender, Aguerre tuvo otro acierto, al referirse a las posibilidades que esto le abre a los 13.000 productores familiares registrados y no a unos pocos productores grandes, como en algún momento se sugirió desde las organizaciones especializadas.

Dos puntos más tocados por Aguerre que merecen atención por la trascendencia que pueden tener: una nueva Ley de Desarrollo de Riego que irá al parlamento en este semestre, y el reciente anuncio del seguro por índice de crecimiento de pasturas para proteger a los ganaderos de efectos climáticos indeseados como la reciente sequía que golpeó al sector.

Cosas importantes, sin dudas, y que las gremiales saludaron con entusiasmo, pero quedaron en el debe algunas otras, de fondo, que son igual o más relevantes. Como dijo Reilly en el comienzo de su discurso, “debemos dejar de lado el país del corto plazo, y empezar a trabajar para el largo plazo”.

 

Redacción: Fernando Marguery

Foto: elobservador.com.uy

Compartir en: