25 de Junio de 2017
Máx. Min.
Agricultura 07 de Enero de 2017

La tendencia bajista de la soja es por ausencia de demanda, sostiene analista argentino

Complejidades climáticas perjudican cultivos de soja en la zona centro de Argentina, al tiempo que el trigo comienza a transformarse en el cultivo más rentable gracias a la ausencia de retenciones, según indicó Guillermo Rossi.

Agricultura 07 de Enero de 2017

La tendencia bajista de la soja es por ausencia de demanda, sostiene analista argentino

Complejidades climáticas perjudican cultivos de soja en la zona centro de Argentina, al tiempo que el trigo comienza a transformarse en el cultivo más rentable gracias a la ausencia de retenciones, según indicó Guillermo Rossi.

Montevideo / TodoElCampo- La zona centro de Argentina pasó de varias semanas de sequía y calor, desde principios de noviembre hasta mediados de diciembre, a lluvias persistentes con tres eventos de considerables magnitudes, informó a TodoElCampo el economista y estratega en granos de Big River Argentina, Guillermo Rossi.

“El saldo que ha quedado es de muchas zonas con anegamiento y pérdida de superficie”, manifestó, sobre todo al sur de la provincia de Santa Fe y norte de Buenos Aires. La amenaza de precipitaciones continúan y ello preocupa a los productores, ya que existen zonas donde “no pudieron completar la siembra y están al límite de la ventana óptima de implantación”, agregó.

Según las estimaciones, el área en riesgo asciende a un millón de hectáreas, algo así como el 5 % de la superficie de soja en el país. Rossi reparó en que se trata de conjeturas en un período estival que proporciona días largos y calor, lo que permite que el agua drene rápido, por lo que es probable que buena parte de ello se recupere en los próximos días, salvo que las lluvias no se detengan.

También se presentaron casos contrarios; la propagación de incendios gracias a la existencia de vientos y altas temperaturas en el este y sudeste de Buenos Aires, que afectaron a producciones forestales, agrícolas y ganaderas. “Afortunadamente parece estar controlado”, pero la soja se encuentra retrasada y seguramente las estimaciones de superficies sufran algún ajuste.

SOJA Y MAÍZ

Para la presente campaña se estima una producción de 19.6 millones de hectáreas de soja en toda Argentina, un guarismo que se ubica por debajo al 2015-16, dijo el especialista, quien lo atribuyó a un corrimiento hacia el maíz.

Explicó que el valor relativo favorece al maíz producto de que éste último no tiene retención desde diciembre del 2015, mientras que la soja continúa con un arancel interno de 30 %.

Además de tener rentabilidad en la zona núcleo, el maíz ha encontrado una buena condición gracias a que en esta parte del ciclo soporta de mejor manera el anegamiento que la soja; “en consecuencia esperamos que haya una muy buena producción de maíz”, indicó.

Sobre el valor de la soja en el Mercado de Chicago y su tendencia bajista con vaivenes, Rossi lo atribuye a factores de demanda. No obstante a ello, la campaña en Sudamérica rondará en los márgenes previsibles.

Respecto a la demanda, explicó que China estuvo activa en diciembre producto de un altísimo porcentaje de molienda en su territorio y por la búsqueda de anticipar una posible devaluación del Yuan. Sin embargo, actualmente especula con ver lo que sucede en la cosecha y, en consecuencia, atenuaron el ritmo de compras, lo que provoca el descenso del valor internacional de la soja, dijo.

En el caso de la soja nueva, se vende a un ritmo muy lento, apenas un 10 %, indicó el especialista. Por otro lado, apuntó a que todavía restan 10 millones de toneladas de soja de la campaña pasada por ingresar al circuito de comercialización.

Respecto a la posible incidencia de la asunción de Donald Trump como presidente de Estados Unidos, para el economista esto no debería afectar las transacciones, ya que la baja diversidad de proveedores que existen en el mercado internacional lo impide.

CULTIVOS DE INVIERNO

Tras un marcado descenso en la cebada, la cosecha de trigo fue muy buena, con un incremento significativo en la superficie de más del 20 % y una producción que superó las 15 millones de toneladas, subrayó y acotó: “es el nivel productivo más alto de los últimos seis años”.

Respecto a la calidad, Rossi informó que estuvo por encima de 2015, pero aún por debajo de la marca histórica en proteínas. “En parte se debe a que en la zona núcleo se han obtenido muy buenos rindes, lo cual deprimió la proteína del trigo”, señaló.

Hasta el momento se han comercializado entre 6 y 7 millones de toneladas de trigo y con precio al alza, cerca del 40 % de la producción, con negocios concretados para el norte de África -Argelia y Egipto- y parte de Asia. “El trigo argentino está volviendo a la escena del mercado internacional”, sostuvo.

Apuntó que el país salió con agresividad en el primer tramo de campaña, con valores muy competitivos y con un descuento significativo respecto al trigo de Rusia y de los países de Europa del Este. Favorecido también, según señaló, por una baja de los costos del flete marítimo en los últimos años.

Otra gran razón radica en que Argentina es el proveedor del segundo semestre de campaña, ya que el 90 % se produce en el hemisferio norte. Por ello, se espera que se comercialice el grueso de manera muy activa hasta marzo inclusive, dijo.

Además, manifestó que la industria molinera local tiene muy buena disponibilidad de trigo con la compra activa en las últimas semanas y, para el habitual período de demanda de Brasil, a mediados de año, quizás Argentina cuente con poco cereal. El estratega en granos apuntó que, si bien el país norteño ha logrado calidad en la última campaña, la necesidad de trigo hace que en los últimos años importe grandes cantidades. A futuro, se espera que reduzcan la superficie sembrada y eso podría activar compras durante el segundo semestre del año, reflexionó.

COSTOS DE PRODUCCIÓN

En trigo, el costo de producción en Argentina rondaba los U$S 135 por tonelada, mientras que los valores de compra locales alcanzan los U$S 155, lo que demuestra que el pago que recibe el productor es interesante y, en muchos casos, con ello afronta los gastos que le genera la campaña de soja, comentó.

“Hacer trigo este año ha sido muy rentable, lo que nos permite pensar que para la próxima campaña, de la siembra que se va a iniciar a partir de mayo y junio, por lo menos en la zona central de Argentina se va a tener un incremento de la superficie nuevamente”, sentenció.

Producción: Estela Apollonio

Redacción: Damián Musso Sosa 

Compartir en: