26 de abril de 2017
Máx. Min.
Agricultura 26 de agosto de 2016

Hoteles de insectos, una forma de control natural de plagas

Las pruebas que en España se han realizado para fomentar esa lucha biológica han sido varias y no todas han salido bien. Hubo proyectos con fondos europeos que fracasaron.

Montevideo/TodoElCampo –  En la búsqueda por alternativas al uso de químicos el hombre va avanzando en el control natural o biológico de las plagas. La lógica es simple: cada plaga tiene su depredador y los insectos no son todos dañinos, por el contario hay algunos beneficiosos y ayudan a mantener el equilibrio y la biodiversidad.

En Uruguay no hay demasiada información pero en Europa varios portales han publicado al respecto y presentan esos hoteles como una herramienta eficaz y cada vez más necesaria en la protección de granjas.

“Se trata de que los insectos tengan un lugar idóneo para que algunos hibernen o se refugien por la noche o el día, según sus hábitos”, publicó el portal español La Rioja.

“Para atraer a estos insectos, el hotel se encuentra en una zona próxima al huerto, que es del gusto de los insectos chupadores; a la rosaleda ya que ni los insectos carnívoros se muestran indiferentes a este néctar y también próximo 'al jardín de los sentidos', ya que muchos insectos se sienten atraídos por las plantas aromáticas que a su vez alejan a los insectos dañinos”, agrega.

Las pruebas que en España se han realizado para fomentar esa lucha biológica han sido varias y no todas han salido bien. Hubo proyectos con fondos europeos que fracasaron, advierte, pero se sigue trabajando con el fin de avanzar “en favor de la naturaleza”.

DESDE AQUELLAS CAJAS DE ABEJAS AL PRESENTE.

Un artículo publicado en Wikipedia explica que el término "hotel de insectos" se desarrolló por su apariencia familiar parecida a las edificaciones modernas, con el empaquetado de los materiales en una estructura alta y plana, y a la protección antes las inclemencias del tiempo con una cubierta de aleros pronunciados.

El origen de estos particulares hoteles fueron las primeras cajas de las abejas que en los jardines de la Inglaterra del siglo XIX fueron habituales. En aquel momento servían a un propósito predominante de observación, pero pueden considerarse como precursoras de los actuales hoteles de insectos.

“Hay hoteles de insectos de diversos tamaños y con diversos equipamientos. Sobre todo se alinean en altura según el criterio del jardinero para dar alojamiento a diversos insectos útiles. La variedad de las formas va desde pequeñas estructuras simples a grandes estructuras con apariencia de edificios, generalmente con alerones para resguardar de la lluvia y estructuras prefabricadas, que se ofrecen a la venta por fabricantes especializados, que también suministran habitáculos con soporte y casas de pájaros. Hay grandes hoteles de insectos dispuestos individualmente que los proporcionan las grandes empresas dedicadas a la jardinería ornamental. Hay también los que se acoplan a los árboles o a las paredes de los edificios con forma de ventanas entornadas y a los hoteles de insectos de derechos libres en los montes del estado”, expresa Wikipedia.

En resumen, se trata de una forma de cuidado de la naturaleza que según sus defensores también puede tener usos tan positivos como el control natural de plagas. El tiempo dirá cuán útil y viable es la aplicación de los hoteles de insectos, no debería sorprendernos que en unos años sean populares y de práctica cotidiana en las granjas y plantaciones de diferente naturaleza.

(Foto de jardincelas.com)

Compartir en: