18 de Diciembre de 2017
Máx. Min.
Actualidad 08 de Marzo de 2017

Escuchá el bandoneón

Lejos quedaron los tiempos en que los precios de las materias primas "volaban" durante la primera administración Vázquez, y el dinero fluía y se gastaba. Hoy, con otra realidad, aquellas actitudes le pasan la factura al país.

Actualidad 08 de Marzo de 2017

Escuchá el bandoneón

Lejos quedaron los tiempos en que los precios de las materias primas "volaban" durante la primera administración Vázquez, y el dinero fluía y se gastaba. Hoy, con otra realidad, aquellas actitudes le pasan la factura al país.

Horacio Jaume - Montevideo - TodoElCampo- "...Hoy sos toda una bacana,la vida te ríe y canta, los morlacos del otario los tiras a la marchanta, como juega el gato maula con el misero ratón..."
El viejo tango resuena en mis oídos y trato de explicarme algo tan viejo como que el mundo es redondo y que si uno se olvida, las granadas terminan estallándote en las manos.
Hace pocas horas se realizó un nuevo lanzamiento de la Expo Melilla, y los dueños de casa, la ARU, demoraron en llegar. 
Tenían una reunión con Tabaré Vázquez y se demoraron. Esa fue la respuesta.
Posteriormente, y en rueda de amigos, se supo que se habían encontrado con un Presidente bastante alicaído, y para colmo de males, el último remate de Fonterra había marcado una importante baja.
¡Qué lejos de aquel Uruguay de la primera administración Vázquez! Dónde todos los días los mercados le guiñaban, las materias primas eran las estrellas y el sueño dorado de los países productores de estas se había hecho realidad.
El mundo tenía hambre y nosotros comida. El futuro estaba asegurado.
Vázquez había llegado justo, esa era la situación, y además, demostraba la ineptitud de sus antecesores que no habían sabido repartir. Como la plata tranquiliza, repartamos para que la gente sea feliz. Ya tendremos tiempo de pensar en la producción, ya que con lo que tenemos vivimos, lo otro será para mejorar.

Tengo un amigo que vive en las puertas de Anchorena y me comentaba que los jueves "El Taba" agarraba rumbo a Colonia, reel en mano, a disfrutar de su vieja pasión: la pesca.
En Montevideo quedaba la presidencia y su profesión de médico, porque no debemos olvidar que las exigencias de la primera magistratura no le impedían ejercer su profesión, y por lo tanto, de lunes a jueves, era Presidente y médico, y a partir del jueves, pescador.
Fueron diez años de maravillas que dieron para todo. Los números cerraban aunque no quisieran, quedaba demostrado además que la ineficiencia de blancos y colorados era clarísima.

El presidente se debe de acordar ahora cuando lo fueron a buscar para su segunda administración: era nuevamente el salvador.
¿Qué culpa tiene Vázquez de que los mercados se caigan? ¿Que el barril de petróleo cueste cuarenta y siete dólares? ¿y que la gente que nunca trabajó siga sin trabajar?
Los que ayer lo aplaudían, hoy le silban porque él les dijo que tenían razón.
El trabajo no es el factor diferencial, eso es para los burros. Si estás casado hoy, hay que separarse, cobrar por dos familias y vivir juntos y no trabajar. Eso es lo que aprendimos.

Mientras que el presidente probaba si el "lengue" funcionaba, no había carreteras, Pluna explotaba y Alur era un gran invento.El "Pato Celeste" se convertía en un gran empresario, Chavez salía todos los días a dar una vuelta en avión y si llegaba tarde alargábamos alguna sesión del senado para declararlo integrante del Mercosur.

Diez años de locura donde no sé quién postuló a Mujica al premio Nobel.
Me parece escucharlo: "muchachos, volvemos a Anchorena".

"Y mañana cuando seas descolado mueble viejo..." rezonga el bandoneón y pasa la cuenta, esa que siempre se paga y más cuando uno pierde el rumbo.

El presidente Vázquez es un hombre inteligente, por eso debe de estar angustiado, sabe que debe actuar, ser médico no es fácil, uno debe de elegir qué es lo que puede salvar.

En este caso la producción juega un papel fundamental, salvo que cierre los ojos y se estrelle. Eso siempre es peor.

 

Compartir en: