29 de Mayo de 2017
Máx. Min.
Agricultura 11 de Marzo de 2017

Entre el buen rinde de la soja y la volatilidad de la economía internacional

Del lado de la demanda hay que estar atento al comportamiento de China, que viene comprando fuertemente. Si sigue con este ritmo, su demanda total al final del año puede ser algo mayor a la que el mercado está estimando actualmente.

Agricultura 11 de Marzo de 2017

Entre el buen rinde de la soja y la volatilidad de la economía internacional

Del lado de la demanda hay que estar atento al comportamiento de China, que viene comprando fuertemente. Si sigue con este ritmo, su demanda total al final del año puede ser algo mayor a la que el mercado está estimando actualmente.

Carlos Sánchez Negrete –ADP – TodoElCampo – La última etapa del período climático en Sudamérica finaliza confirmando una excelente cosecha de soja. Brasil presenta una estimación arriba de los 103 millones de toneladas y Argentina mejoró mucho luego de los excesos de agua de enero, con buenos rindes esperados a nivel país que compensan las pérdidas de las zonas afectadas. Así las cosas, podemos estimar una cosecha de soja en Sudamérica arriba de los 170 millones de toneladas, que superaría en más de 5 millones la producción del año pasado.

Por otro lado, EE.UU. quedaría al final de su campaña con unos stocks de 11,5 millones lo que duplicaría sus stocks respecto del 2016. Vistas así las cosas parece que no habría ninguna tensión en el abastecimiento de la demanda, que no debería ejercer mayor presión en los precios.

Sin embargo, ya hemos visto la fuerte reacción alcista que provoca cualquier inconveniente climático. Asimismo con las estimaciones publicadas hacia finales de febrero por el Departamento de Agricultura de EE.UU. (USDA) en su Agricultural Outlook, se comienza a vislumbrar los primeros números de la campaña 2017/18 para EE.UU.

Se estima un fuerte crecimiento del área de soja en detrimento del maíz y el trigo. La soja crecería en +1,9 millones de hectáreas, mientras que el maíz caería -1,6 millones de hectáreas y el trigo bajaría un -8% el área. El cambio de área de maíz a soja se debe principalmente a que la relación de precios entre ambos cultivos al mes de cosecha en el mercado de Chicago es muy favorable a la soja.

Si dividimos el precio de la soja noviembre 2017 por el del maíz diciembre 2017 nos da una relación de 2,6, que es la más alta desde 1997. Desde el punto de vista de oferta y demanda, vemos un escenario tranquilo con una oferta creciente y una demanda con crecimiento moderado, que da por resultado una recomposición de stocks tanto en Estados Unidos como a nivel mundial, cuyos stocks crecen 3 millones de toneladas, equivalentes a un aumento del +4%.

Lo que habrá que seguir de cerca es el ritmo de venta de los productores, ya que Brasil ha tenido una fuerte revaluación de su moneda que alienta a los productores a no vender, y Argentina bajará los impuestos de exportación (retenciones) a partir del 2018. Eso puede provocar que el productor retenga mercadería en el último trimestre de este año.

Del lado de la demanda hay que estar atento al comportamiento de China, que viene comprando fuertemente. Si sigue con este ritmo, su demanda total al final del año puede ser algo mayor a la que el mercado está estimando actualmente.

Por último el gran factor alcista que se ve en el mercado es el comportamiento de los fondos de inversión. Debido a las políticas expansionistas del presidente Donald Trump, quien prometió que bajaría impuestos y alentaría la inversión en infraestructura, los grandes bancos de inversión están recomendando la inversión en commodities. Todavía no se han anunciado cuáles serán las medidas concretas que se instrumentarán en EE.UU. y por ahora son sólo expectativas. Ya hemos visto lo que sucede cuando los Fondos y Hedge Funds comienzan a operar fuertemente en nuestros mercados. Por lo tanto, está claro que veremos más volatilidad por delante.

Compartir en: