22 de Setiembre de 2017
Máx. Min.
Agricultura 19 de Octubre de 2016

En Uruguay existen 2.5 millones de hectáreas cultivables, dijo Marcos Guigou

El director de Agronegocios del Plata (ADP) sostuvo que la agricultura se instaló en el país y debe apostar a venderle al mundo en base a mejoras en información e innovación, así como trabajo colaborativo con la ganadería.

Agricultura 19 de Octubre de 2016

En Uruguay existen 2.5 millones de hectáreas cultivables, dijo Marcos Guigou

El director de Agronegocios del Plata (ADP) sostuvo que la agricultura se instaló en el país y debe apostar a venderle al mundo en base a mejoras en información e innovación, así como trabajo colaborativo con la ganadería.

Montevideo / TodoElCampo-La agricultura en Uruguay prácticamente no existía hasta que entrado el siglo XXI se sacudió y expandió. En estos años pasó por momentos críticos, pero empresas como Agronegocios del Plata (ADP) insistieron en su supervivencia e innovaron con herramientas como la agricultura de precisión.

“Mi visión es mucho más agrícola”, manifestó a TodoElCampo el director de ADP, Marcos Guigou, y agregó: “nací dentro de la agricultura, yo me crie con la remolacha azucarera y el trigo, estoy acostumbrado a la agricultura y a sus cambios”.

Aunque reconoce que el descenso del precio y las características estructurales del país han contribuido a la retracción del sector, también aseguró que existe un amplio campo para trabajar y desde ADP se trabaja para mantenerlo “vivo, sano y pujante”.

Para que ello ocurra, Guigou manifestó que se trabaja en estrategias de coexistencia con la ganadería, pero también existen posibilidades con la lechería, criaderos de cerdos o en proyectos energéticos como el biogás. A su entender, la agricultura cuenta con un potencial enorme gracias a su alta actividad y rentabilidad. Indicó que hay suelos buenos y variables para desarrollar la agricultura en el país, los cuales pueden manejarse con las herramientas actuales; tecnologías de precisión y por ambiente.

CAMBIO DE CHIP

Antiguamente los productores trabajaban por contrato, siempre con la mira en el mercado interno. Sin embargo, la expansión de la agricultura cambió el chip y se mira al mundo. “Claramente nosotros nos preparamos para competir con el mundo”, sostuvo, y se apartó de aquellos que sólo piensan en el mercado interno. “El mundo demanda energía que proviene de éste tipo de alimentos y nosotros tenemos herramientas para competir”, insistió.

No obstante, aún hay mucho por hacer. En la región Uruguay es quien tiene menor producción media de soja. Sobre ello, el director de ADP señaló que el sector se puede conformar con ello o, por el contrario, puede buscar las fallas del sector para mejorar. Esto último es la apuesta de ADP, con avances tanto en genética como en ambiente de producción. “Hay muchísimo valor que estamos aprendiendo a usar y compartir, para que más de nosotros lo usen”. Con ello, se podrá igualar o mejorar los promedios de la región, acotó.

EL PRODUCTOR

Según indicó Guigou, el productor uruguayo es muy bueno sin importar su tamaño. Incluso, manifestó que desde el exterior se cree que las producciones de escala son mejores, pero es muy difícil de manejar. Tanto las grandes extensiones como las pequeñas, necesitan de un productor atento y que vigile la producción. Explicó que esto último se ha logrado mejorar con la tecnología, la cual permite que el ojo abarque mayores extensiones.

Igualmente, el empresario agrícola marcó un error común en los productores. Se trata de la “dependencia del pasado”, la cual surge cuando las cosas no están del todo bien. Se trata de resolver los problemas a la vieja usanza, con modelos que en realidad son más nocivos para el sistema productivo. “Eso en Uruguay es muy pesado”, comentó.

Subrayó que esa no es la salida y que para resolver los problemas de la actualidad se debe apostar a la tecnología, a la información y a la investigación. Todo ello apoyado en la transferencia y potenciado a través de los mecanismos de comunicación actuales, los cuales son masivos y económicos. “Yo hace 15 años a cinco kilómetros de Dolores no tenía internet, y hoy uno está hasta demasiado conectado”, apuntó.

Enfatizó en lo necesario que resulta incorporar experiencias del exterior y tomar referencias para aplicar en el país, “porque tampoco es que en Uruguay inventamos el trigo y la vaca”, dijo.

SOBRE RIEGO

Para el propietario de ADP, en el país es posible la agricultura son riego. Explicó que anualmente llueven 1.200 milímetros, lo que permite ejecutar en un mismo predio dos cultivos por año con gran potencial. Reconoció que hay años donde la producción se complejiza, pero son los menos y se pueden mitigar con seguros u otras estrategias. “Para mí ahí no está el problema, porque las plantas también se acostumbran al clima”, dijo.

Por otro lado, sin riego y años dispares, se ha visto cosas interesantes en soja de segunda como colza, aseguró.

UNA LANZA POR EL TRIGO

El especialista fue categórico al defender la producción de trigo en el país; sostuvo que si se siembra desde 1528, no hay mucho por inventar y debe permanecer en los suelos uruguayos.

Manifestó que es muy difícil producir trigo de calidad, y en el caso de serlo se sabe recién al momento de cosecharlo. Por ende, no se pueda vender a futuro y esa es la gran ventaja que tiene la soja en relación al trigo, la colza y la propia ganadería.

No obstante, para Guigou el cultivo de trigo tiene sentido en Uruguay, siempre y cuando se use para cubrir campos que en invierno no pueden ser utilizados para otras especies. “Es un círculo virtuoso donde producir dos cultivos por año es mejor que producir uno, por el ambiente y por el negocio”, acotó.

LA ACTUALIDAD Y REFLEXIÓN

El empresario agrícola apuntó que el sector se repliega y es notorio el descenso de su área en algunas regiones del país. Según explicó, los datos del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) estiman que la próxima campaña de soja rondaría las 900 mil hectáreas. Aunque existen quienes aseguran que el área será mayor, Guigou reconoció que ADP se replegó a los suelos que se presentan mejor en la actualidad.

Pero más allá de la disminución de la producción y la pena que causa ver la inversión en galpones y maquinaria sin utilizar actualmente, Guigou enfatizó que China estima consumir 110 millones de toneladas y Uruguay va a producir lo necesario para exportar.

Sostuvo que Uruguay tiene 2.5 millones de hectáreas aptas para desarrollar agricultura y si no se produce, en parte, es por las dificultades en la matriz de costos de la producción; donde en regiones alejadas de los puertos es muy difícil encontrar rentabilidad.

En ese marco, Guigou observa una gran oportunidad en un trabajo conjunto con la ganadería, donde la producción de grano sea destinada al engorde o suplementación de crías. Ello permitiría que los empresarios agrícolas se arriesgaran a producir más, sabedores del paracaídas que representaría.

Sin embargo, ello abriría una infinidad de variables, donde los contratos se complejizarían. En ese sentido, aseguró que muchas veces el sector evita ingresar en ese embrollo, finalizó.

Producción: Horacio Jaume

Redacción: Damián Musso Sosa

Compartir en: