23 de Junio de 2017
Máx. Min.
Agricultura 07 de Noviembre de 2016

Cosechadora de campo natural de fabricación nacional se presentará en Guichón

Uruguay es el último país donde los pastizales de alta producción no se han transformado en agricultura, según el resultado del trabajo realizado por una consultoría internacional, y para protegerlo promueven la siembra de semilla de campo natural

Agricultura 07 de Noviembre de 2016

Cosechadora de campo natural de fabricación nacional se presentará en Guichón

Uruguay es el último país donde los pastizales de alta producción no se han transformado en agricultura, según el resultado del trabajo realizado por una consultoría internacional, y para protegerlo promueven la siembra de semilla de campo natural

Montevideo / TodoElCampo- Le próximo miércoles 16 de noviembre, a partir de las 16:30 horas, en la sede de la Sociedad Fomento Rural Colonia Juan Gutiérrez, Guichón (Paysandú), se pondrá en funcionamiento el prototipo de la primer máquina cosechadora de campo natural cien por ciento uruguaya.

La misma fue creada a través de la Sociedad Fomento Rural Colonia Juan Gutiérrez, con el apoyo de la Universidad de Buenos Aires y las Facultades de Ciencias y Facultad de Agronomía, y se inscribe en el programa + Tecnología para la producción familiar, impulsado por el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), y el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA).

El objetivo es cosechar mezclas de semillas del campo natural con el fin último de restaurar otros campos naturales, indicó a TodoElCampo el especialista del Instituto Plan Agropecuario (IPA), Marcelo Pereira. Informó que en el mundo existe “toda una industria sobre ello”, porque cada vez es menor su área y las semillas para restauración son importantes. 

“Nosotros tomamos el concepto de algunas máquinas que se encuentran en Australia, Canadá o Estados Unidos”, explicó Pereira, las cuales son muy caras para adquirir en Uruguay. El prototipo es muy parecido a “una barredora de ruta; con cepillo cilíndrico construido con cerdas equinas de 40 centímetros de diámetro, el cual va girando en sentido horario y está cubierto por una carcasa metálica, y tiene una pequeña tolva atrás”, agregó. Un motor activa la máquina y la misma debe ser tirada por un cuatriciclo, camioneta, tractor o, incluso, un caballo. A su vez, continuó el especialista en campo natural, “tiene un sistema hidráulico eléctrico que permite la regulación de la altura de cosecha, que va desde 10 centímetros hasta 1,10 metros de altura”.

Es una máquina simple a la vista, pero que tuvo complicaciones para su realización. “Uno de ellas fue la confección de su cepillo, realizado artesanalmente. Primero se hizo el eje, luego toda una barra de nylon por sectores que van encastrados. Se hicieron 3.500 agujeros, los cuales fueron rellenados con cerdas”, comentó Pereira, quien reconoció que costó encontrar quien hiciera el trabajo, hasta que localizaron una mujer que fabrica escobas artesanales.

Para Pereira, la máquina permitirá recuperar predios de campo natural donde no se encuentren semillas por años de explotación agrícola. “Esto involucra cerrar campos que sean muy buenos, cosechar las semillas, desde componentes muy buenos de pasturas hasta aquellos que no lo son pero que cumplen un rol vital, y sembrarlos en otro campo”, señaló.

“Lo bueno es que se puede pasar hoy y dentro de 10 días nuevamente, ya que la maduración de las pasturas naturales no es uniforme. Lo cual es un dato muy alentador”, aseguró.

Reconoció que con la cosechadora se inicia un camino de investigación al cual le quedará mucho por hacer. “Después entra el tema de la manipulación de la semilla”, por lo que “acá se inicia un camino de investigación que nos resulta más que interesante, donde a nivel del mundo las pasturas naturales se reducen en un régimen que es alarmante”, reflexionó.

URUGUAY EN BUENA POSICIÓN

“En ese sentido, Uruguay está muy bien”, subrayó Pereira, en referencia a la cantidad de campo natural. Explicó que la Mesa de Ganadería a Campo Natural recibió a un consultor internacional recientemente, quien destacó que “Uruguay es el último país del mundo donde los pastizales de alta producción no se han transformado en agricultura”, parafraseó el integrante del IPA. “Eso nos enorgullece y nos deja contentos, pero hay que hacerlas producir, porque si bien somos el país del mundo que tiene más pasturas, han desaparecido muchas”, aclaró.

Crece en el país el número de personas que desean retomar las pasturas naturales y la máquina podría ayudar, finalizó.

 

 

Compartir en: