21 de Octubre de 2017
Máx. Min.
Agricultura 12 de Diciembre de 2016

Científicos hallan primeros vestigios del maíz moderno

México. La historia del maíz inició hace 9 mil años, cuando el teocintle del río Balsas comenzó a ser controlado por los primeros grupos humanos en la zona, que lo consumían junto con carne de venado

Agricultura 12 de Diciembre de 2016

Científicos hallan primeros vestigios del maíz moderno

México. La historia del maíz inició hace 9 mil años, cuando el teocintle del río Balsas comenzó a ser controlado por los primeros grupos humanos en la zona, que lo consumían junto con carne de venado

Ciudad de México, México/TodoElCampo – Análisis genéticos de maíces con más de 5 mil años de antigüedad, confirman que los primeros habitantes del centro de México fueron los encargados de “domesticar” esta semilla.

Un trabajo realizado por el doctor Miguel Vallebueno Estrada y sus colaboradores, publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), revista de la Academia de Ciencias de Estados Unidos, reveló que restos de maíz encontrados en una cueva de Tehuacán, Puebla, datan de un tiempo en el que estaba domesticándose la semilla.

La historia del maíz inició hace 9 mil años, cuando el teocintle (*) del río Balsas comenzó a ser controlado por los primeros grupos humanos en la zona, que lo consumían junto con carne de venado, frijol, calabaza y chile, explicó Ángel García Cook, uno de los coautores del trabajo y especialista del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Para el trabajo reportado en los PNAS, García Cook acompañó a genetistas de plantas del Centro de Investigación y Estudios Avanzados (Cinvestav) a las cuevas de Caxcatlán para recolectar los maíces ancestrales que eran consumidos por los primeros pobladores.

“Fue formidable regresar. Como han hecho autopistas me dijo el doctor Rafael Montiel (otro de los coautores) que probablemente la cueva había desaparecido, y les dije ‘no lo creo porque está en una barranca’, cuando llegamos afortunadamente aún estaba ahí. Es necesario revisar otras cuevas en la región para tratar de encontrar más vestigios”, compartió al Foro Consultivo Científico y Tecnológico (FCCyT) el especialista.

Entre 2012 y 2015, los investigadores colectaron evidencias de maíz primigenio que al ser analizados con herramientas genéticas modernas, revelaron que son las segundas semillas más antiguas de nuestro país.

Los resultados fueron comparados con las secuencias genéticas de otros tipos de maíz moderno que fueron secuenciadas anteriormente, y encontraron que esos granos eran menos dulces que los actuales, además de que se encontraban a la mitad del proceso de domesticación.

Por su parte, Jean Philippe Vielle Calzada precisó que el trabajo les ha permitido identificar una serie de genes que ofrecían a estos granos una resistencia a la sequía o a plagas, y que deben ser estudiados como una opción de mejoramiento para el maíz moderno.

“Se podría lograr mediante los procesos tradicionales de mejoramiento de maíz, como la combinación de semillas que realizan los campesinos. Al hablar de mejoramiento no necesariamente debemos pensar en transgénicos”, precisó el investigador del Cinvestav.

Los restos encontrados miden unos tres centímetros, por lo que para examinar el proceso de domesticación, los científicos esperan seguir colaborando con el INAH para realizar nuevas exploraciones y análisis de semillas primigenias, añadió Vallebueno Estrada.

El estudio sugiere por la constitución genómica del maíz de San Marcos que es el intermediario entre el teocintle del Balsas y el maíz actual, manteniendo rasgos de la diversidad genética de su antepasado silvestre, pero no con el maíz moderno.

Vallebueno explicó que una de las principales interrogantes es justamente cómo se dio este proceso y la forma en que pasó de una planta de no más de 50 o 60 semillas a las mazorcas que se siembran y comercializan en la actualidad.

En el trabajo participaron además de los especialistas ya citados, Isaac Rodríguez Arévalo, Alejandra Rougon Cardoso y Javier Martínez González.

(Fuente www.sinembargo.mx. Foto de CIMMYT).

(*) N. de R. Los teocintles son los parientes silvestres del maíz. Se los define como los antecesores directos de los cuales se domesticó el maíz como cultivo por lo antiguos habitantes de lo que hoy es México.

IMPORTANCIA. El maíz está entrelazado la historia y las tradiciones de México. Para ese país no sólo es un cultivo sino el centro de su identidad, según el International Maize and Wheat Improvement Center (Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo), conocido también como CYMMIT.

Actualmente y pese a las políticas económicas que han ocasionado que México importe más del 33 % del maíz que consume, la producción de este cereal sigue estando estrechamente ligada a las tradiciones y la cultura de las comunidades rurales. Además, la producción y los precios del maíz son importantes tanto para la seguridad alimentaria como para la estabilidad política en México, explica CYMMIT.

Esta institución considera al maíz como “uno de los más grandes logros agronómicos de la humanidad, es el cultivo que más se produce en el mundo.

Compartir en: