29 de abril de 2017
Máx. Min.
Agricultura 09 de enero de 2017

Brasil con repunte en las cosechas

La alta oferta de trigo en Brasil empuja los valores hacia abajo favoreciendo a los compradores pero desanimando a los productores. En el mercado se han registrado valores similares a 2002.

San Pablo, Brasil-TodoElCampo – Brasil mejora las previsiones en su producción de maíz y confirma la producción récord de soja. En cuanto al trigo los valores se han visto reducidos por la abundante producción y el Banco de Brasil generó una línea de crédito para productores y empresas que adquieran trigo para almacenar.

A mediados de 2016 se consideraba que Brasil produciría una ajustada oferta de maíz, sin embargo las últimas previsiones indican lo contrario. Un reciente relevamiento realizado por la agencia Reuters resultó con una estimación de 88,10 millones de toneladas en la cosecha de ese cultivo.

Así mismo se confirma que la producción de soja será récord con 103,5 millones de toneladas.

Las buenas condiciones climáticas están jugando una muy buena pasada a Brasil que ve cómo su cosecha de soja obtendrá un récord en volumen llegando a los 103,50 millones de toneladas, superando los 103,10 millones del mes pasado.

Con esos volúmenes se dejan atrás las magras producciones del ciclo 2015/2016 cuando El Niño las limitó a 95,43 millones de toneladas.

MAÍZ.

Según Reuters Brasil también superará los pronósticos de una mala cosecha maicera ya que de los pronósticos primarios se salta a una estimación de 88,10 millones de toneladas (32,3 % más que lo producido en la campaña anterior).

TRIGO.

La alta oferta de trigo en Brasil empuja los valores hacia abajo favoreciendo a los compradores pero desanimando a los productores. En el mercado se han registrado valores similares a 2002.

En otro orden el Banco de Brasil emitió un comunicado informando que aportará más de U$S 230 millones para financiar la compra y el almacenamiento de trigo, recursos que estarán disponibles hasta el fin de la campaña 2016/2017, en junio próximo.

El plan va dirigido a productores, cooperativas o agroindustrias trigueras y es un claro paliativo para los bajos valores que registra el grano.

Compartir en: