02 de Julio de 2020
Máx. Min.
Actualidad 27 de Junio de 2020

Declaración Federación Rural: es “fundamental bajar los combustibles”

La Federación Rural se adaptó a la necesidad sanitaria de mantener la distancia, y tal como se ve en la foto acudió a la tecnología e internet como herramientas fundamentales para sus actividades (Foto Twitter del Ing. Agr. Ignacio Buffa).

Actualidad 27 de Junio de 2020

Declaración Federación Rural: es “fundamental bajar los combustibles”

La Federación Rural se adaptó a la necesidad sanitaria de mantener la distancia, y tal como se ve en la foto acudió a la tecnología e internet como herramientas fundamentales para sus actividades (Foto Twitter del Ing. Agr. Ignacio Buffa).

Montevideo – TodoElCampo – La declaración final del Congreso Extraordinario de la Federación Rural plantea, en 15 puntos, los temas de actualidad sobre los que considera debe ponerse foco, entre ellos los que tiene que ver con la competitividad, y reclama “solucionar el problema del endeudamiento, la inversión y la productividad, con la consecuente creación de fuentes laborales”. En la misma línea defiende “un alivio fiscal, no incrementando impuestos ciegos, como el patrimonio, o eliminando el 1 % a la venta de semovientes, pero por sobre todo ajustar los costos del Estado y seguir negociando los aranceles que se  pagan por nuestras exportaciones”. También destaca como “fundamental bajar los precios de los combustibles” y para eso “la desmonopolización del ente hubiera sido la mejor solución, forzándolo a competir y mejorando su eficiencia”.

La declaración consta de 15 puntos en los que destaca que “sigue siendo una preocupación constante la seguridad rural y el abigeato”, por eso ven “con expectativa” la creación de la Dirección Nacional de Seguridad y que se dote a la campaña “de personal policial idóneo”. Asimismo señala que ve con preocupación “la benevolencia” de la justicia respecto al abigeato.

Anuncia que se continuará “trabajando para fortalecer las instituciones”  y “procurando acortar la grieta creada entre el campo y la ciudad”.

En tercer lugar la Federación Rural expresa su preocupación por el medio ambiente, aunque “muchas veces se nos quiere hacer únicos responsables del mal uso del recurso”.

Define como de “suma importancia” que se “mejoren las políticas sanitarias del país”, controlando  problemas como garrapata, piojo y sarna; “y erradicando las enfermedades prevalentes, brucelosis y tuberculosis, para lo que creemos fundamental que se jerarquicen las Dodesas y Conhasas” que son las comisiones departamentales y nacionales sobre la salud animal. De igual forma destaca como necesario el “control de la mosca de la bichera, así como atender un permanente reclamo de los productores del norte, de habilitar un Cuarentenario en Artigas para facilitar la exportación en pie hacia Brasil”.

La Federación Rural considera “necesario controlar la malezas en los caminos, poniendo énfasis en el combate al Capim Annoni”.

La mejora de la competitividad está presente en el punto sexto, y que sea una herramienta para “solucionar el problema del endeudamiento, la inversión y la productividad, con la consecuente creación de fuentes laborales”. En la misma línea defiende “un alivio fiscal, no incrementando impuestos ciegos, como el patrimonio, o eliminando el 1 % a la venta de semovientes, pero por sobre todo ajustar los costos del Estado y seguir negociando los aranceles que se  pagan por nuestras exportaciones”.

“En la misma línea de lo anterior, es fundamental bajar los precios de los combustibles” y para eso “la desmonopolización del ente hubiera sido la mejor solución, forzándolo a competir y mejorando su eficiencia”.

El punto octavo destaca que la agricultura “que fue el motor del crecimiento del sector en los últimos años, se hace imperiosa la necesidad de contar con seguros agrícolas de rendimiento, que le den estabilidad al rubro” para lo cual se requiere “una activa participación del Ejecutivo”. “La necesaria rotación al cultivo de soja, donde tienen un papel importante el maíz, el sorgo y resurge el girasol, hacen necesario volver, por parte del MGAP, a los controles de plagas como la cotorra y la paloma”.

La Federación entiende que los “beneficios otorgados por el Estado”  la forestación ha sido perjudicial para la producción tradicional, generándose “una competencia desigual por arrendamientos de campos, forestándose áreas que históricamente fueron agrícolas”. La forestación implica mayor “riesgo de incendios”, pero hay zonas que “no tienen Cuarteles de Bomberos” por lo que se debe recurrir a otras localidades en caso de siniestro. El Carmen, Durazno, es ejemplo de ello.

La tenencia irresponsable de perros es otro factor de preocupación porque “generan daños económicos y personales, sobre todo a pequeños productores en las cercanías de las ciudades y pueblos”. La institución tiene “la esperanza” de que la creación del Instituto Nacional de Bienestar Animal “sea la herramienta adecuada para solucionar este creciente problema”. Asimismo “creemos que las intendencias departamentales deben ser sensibles a este problema y colaborar activamente con la nueva institución”.

También se refirió a las “valiosas” instituciones como el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA), el Plan Agropecuario (IPA) y el Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL) sobre las que “vemos con preocupación su futuro funcionamiento y financiamiento, entendiendo que son imprescindibles”.

En el punto Nº 12 la Federación Rural manifiesta de forma explícita su apoyo a “la libre determinación de los productores y sus colaboradores, para optar en el uso o no del sistema de inclusión financiera”.

Respecto al Sistema Nacional de Información Ganadera (SNIG) “creemos que es una muy buena herramienta, a pesar de haber sido mal usada, en algunos casos puntuales, y fallado en controles”.

Las inundaciones de la región norte de Rocha también estuvieron en consideración de la proclama final por tratarse de un “grave problema de inundaciones cada vez más frecuentes”. “Se debe encarar por parte del Estado esta situación y solucionarla definitivamente”, dice.

Y en 15º lugar reclamó una política de Estado para el desarrollo rural. En ese sentido “las Mesas de Desarrollo Rural son importantes como interlocutores, pero deben adecuar las reuniones a los horarios y días convenientes para lograr la mayor participación de productores”.

“Como mensaje final, destacamos el aporte de las federadas, esperanzados que las nuevas autoridades le den al sector agropecuario el apoyo y el respeto que se merece y que por años no encontramos, donde se procuró más en abrir grietas entre el campo y la ciudad, sin entender que el Uruguay somos todos y avanzamos juntos”, finaliza.

Compartir en: