18 de Setiembre de 2020
Máx. Min.
Forestal 03 de Abril de 2013

Crear energía desde árboles transgénicos

La empresa que encabeza la iniciativa es FururaGene, ha investigado y probado los eucaliptos por 11 años en distintos países, y se ha logrado acelerar el crecimiento de los ejemplares.

Forestal 03 de Abril de 2013

Crear energía desde árboles transgénicos

La empresa que encabeza la iniciativa es FururaGene, ha investigado y probado los eucaliptos por 11 años en distintos países, y se ha logrado acelerar el crecimiento de los ejemplares.

Se trata de un sueño para muchos que se desempeñan en la industria maderera, pero también de una situación rechazada por los grupos opositores a los transgénicos. De todas formas, con unos a favor y otros en contra, se trata un proyecto de pronta realización, según lo publicado en el portal Dirigentes Digital en base a un artículo publicado en el diario británico The Guardian.

La empresa que encabeza la iniciativa es FururaGene, ha investigado y probado los eucaliptos por 11 años en distintos países, y se ha logrado acelerar el crecimiento de los ejemplares.

Se reconoce por parte de los responsables de FuturaGene que en el proyecto existen peligros y riesgos potenciales.

El siguiente es el texto completo del artículo cuyo autor es Antonio Castro, desde Bruselas.

ÁRBOLES TRANSGÉNICOS PARA CREAR ENERGÍA.

Antonio Castro - Dirigentes Digital – Es el sueño de la industria maderera, pero una visión horrible para otros sectores: plantaciones masivas de eucaliptos modificados genéticamente en Brasil, Sudáfrica, Indonesia y China, diseñados para crecer un 40% más rápido que pueden ser usados como papel, combustible para automóviles o gránulos para centrales eléctricas.

Esa situación está muy cerca, según asegura Stanley Hirsch, director ejecutivo de la empresa de biotecnología israelí FuturaGene, en el diario británico The Guardian. Afirma que lo único que falta son los permisos de los Gobiernos para cultivar los árboles comercialmente y el respaldo de los grupos de conservación.

FuturaGene ha pasado 11 años probando miles de eucaliptos genéticamente modificados en parcelas de Israel, China y Brasil, ahora se encuentra en las últimas etapas del proceso regulatorio brasileño para la siembra comercial. Gracias a un gen tomado de una mala hierba común de rápido crecimiento, la compañía ha encontrado una manera de alterar la estructura de las paredes celulares de las plantas para estimular el proceso natural de crecimiento.

La compañía afirma que sus eucaliptos modificados pueden crecer 5 metros al año con una masa de un 20 o un 30% superior al de un árbol normal. En sólo cinco años y medio alcanzarían los 27 metros de altura. 

Hirsch afirma que la técnica genética supone un "cambio de juego" y se ajusta a la "economía verde global" de la ONU. "La tecnología puede ser adaptada a cualquier árbol y podemos tener una fuente completamente nueva de combustible. Quiero salvar el mundo", proclama Hirsch, que espera tener permisos para cultivar sus productos en 2015. 

Los árboles genéticamente modificados han sido cultivados experimentalmente desde 1986, pero a pesar de 700 ensayos de campo, principalmente en Estados Unidos, con eucaliptos, pinos, álamos y árboles frutales, las legislaciones de los países han retrasado los permisos y muy pocos han llegado al mercado.

De hecho, el propio Hirsch reconoce que en su proyecto existen peligros y riesgos potenciales que incluyen que los árboles transgénicos sean cada vez más invasivos, efectos negativos en los suelos y en los organismos vivos y consecuencias en la cadena de alimentación. "Los impactos dramáticos y peligrosos de esos productos alterados son conocidos e incluyen la invasión, la desertificación de los suelos, el agotamiento del agua, el aumento del riesgo de incendios forestales y la pérdida de biodiversidad", advierten desde Global Justice Ecology Project.

(Foto de The Guardian).

Compartir en: