09 de Abril de 2020
Máx. Min.
Vacunos 24 de Marzo de 2020

Con participación de Uruguay y a pesar del coronavirus, se realizó el Congreso Mundial Hereford

“Había mucha expectativa” porque Nueva Zelanda “es un país con mucho arraigo en la raza en cuanto a la producción de carne”, además del “interés en ver cómo producen en sistema pastoril”

Vacunos 24 de Marzo de 2020

Con participación de Uruguay y a pesar del coronavirus, se realizó el Congreso Mundial Hereford

“Había mucha expectativa” porque Nueva Zelanda “es un país con mucho arraigo en la raza en cuanto a la producción de carne”, además del “interés en ver cómo producen en sistema pastoril”

Montevideo – TodoElCampo – Recién llegado de Nueva Zelanda, el técnico agropecuario Joaquín Martinicorena se encuentra en cuarentena obligada luego de participar del Congreso Mundial Hereford que se llevó a cabo en aquel país. “Llegamos a Uruguay el miércoles 18 luego de adelantar el viaje de regreso un par de días” debido a que la situación sanitaria se agravó y poder “estar en casa lo antes posible”. “Partimos el miércoles 4 de marzo y el Congreso comenzó el lunes 9”, dijo.

Recordó que cada cuatro años se realiza el Congreso Mundial Hereford (World Hereford Conference), este año se llevó a cabo en Nueva Zelanda y contó con una importante delegación de productores uruguayos. El evento tuvo lugar del 9 al 13 de marzo en Queenstown, localidad ubicada en la región sur de la isla sur.

Explicó que dicho Congreso se realiza cada 4 años, la edición anterior en 2016 tuvo a Uruguay como país sede y este año correspondió a Nueva Zelanda. Martinicorena participó junto a más de 30 uruguayos.

Este año se repitió la misma lógica que hace 36 años, ya que Uruguay fue sede del Congreso en 1980 y en Nueva Zelanda en 1984; en 2016 fue en Uruguay y en 2020 correspondió otra vez a Nueva Zelanda.

“Había mucha expectativa” porque Nueva Zelanda “es un país con mucho arraigo en la raza en cuanto a la producción de carne”, además del “interés en ver cómo producen en sistema pastoril”, expresó.

“En grandes rasgos la diferencia es que en los últimos 30 años en Nueva Zelanda la producción lechera aumentó su producción 215 %, la carne de cordero exportada es 9 % menor, y lo interesante es que esa exportación es con el 53 % menos de ovejas. O sea que llegaron a tener más de 70 millones de ovinos y ahora están en poco más de 30 millones de los cuales 27 millones son razas carniceras y el resto laneras. Entonces en la producción de carne de cordero no perdió tanto al bajar a la mitad la cantidad de vientres porque aumentó mucho la tasa de señalada que hace 20 años era del 115  %, ahora se pasó a 135 o 140 %; y también aumentó el peso carcasa de 15 o 16 kilos a 20 o 21 kilos actualmente”, describió Martinicorena.

“En cuanto a la carne vacuna, en estos 30 años se faenan 9 % más de novillos, incluidos los cruza con lechería que es un mercado interesante”. Además “hay muchos toritos que vimos en las distintas cabañas que va para cruzarse con ganado Holando, Holstein, Jersey o Kiwi, y en estos 30 años la producción de los toritos de la lechería aumentó 22 % y en la evolución de las vacas puras de raza carnicera o cruzadas para la producción de carne bajó un 30 %”.

RIEGO.

Por otra parte, lo que pudimos ver en la isla sur es “un amplio desarrollo del riego” con “muchos sistemas de pivot, se recoge mucha agua que baja de la montaña”, dijo. “También hay sistema de cañón, riego por franja, pero el que más se desarrolló fue el pivot, ya sea autopropulsado por motor o con energía eléctrica, y uno ve que en Uruguay hay varios lugares que podrían instalarse” un sistema similar. “Estos pivot no son para producción de granos sino en su mayoría de pasturas que se transforma en carne y leche”.

SECA HISTÓRICA Y LA ESPERANZA DE QUE LLUEVA EN OTOÑO.

El técnico recordó que en el verano pasado, en la isla norte, hubo una seca “como nunca en la historia”.

Los establecimientos tienen “muy poca reserva de forraje para el invierno”, pero sus responsables “no estaban alarmados, sino esperanzados de que llueva en otoño”.

“En el sur hay muchos sistemas con el riego incluido, entonces se vio mucha reserva de forraje, almacenamiento de fardo con su protección, y es algo que lo tienen arraigado el hacer pasturas para cuando faltan”.

“A los ovinos le dan fardos, también hay mucha subdivisión con agua en cada lugar y el tema de manejo de grandes número  en parcelas pequeñas: 1.100 corderos en 3 o 4 hectáreas y rotaciones diarias”, comentó.

Compartir en: