03 de Junio de 2020
Máx. Min.
Vinicultura 23 de Mayo de 2020

Bodega francesa estudia la importancia de las abejas en los viñedos

Las abejas y el vino se hacen buena compañía. “Aunque las viñas se autopolinizan, la investigación muestra que los mejores vinos están hechos de suelos llenos de vida”.

Vinicultura 23 de Mayo de 2020

Bodega francesa estudia la importancia de las abejas en los viñedos

Las abejas y el vino se hacen buena compañía. “Aunque las viñas se autopolinizan, la investigación muestra que los mejores vinos están hechos de suelos llenos de vida”.

Montevideo – TodoElCampo – La correlación entre las abejas y la calidad del vino fino puede no ser obvia, pero Nicole y Xavier Rolet, de la finca vinícola Chêne Bleu de Ventoux (sureste de Francia), sienten tanta pasión por el tema que financian la investigación sobre el papel de las abejas en la viticultura sostenible, centrándose en las colmenas como un catalizador para el buen vino.

Un dato al margen es que este año Chêne Bleu ganó e treofeo Terre de Vins 2020 al mejor enoturismo francés.

A través de una iniciativa de colaboración financiera que logró casi 80 patrocinadores, la bodega francesa logró recaudar 31.000 euros, 11.000 más de los 20.000 que se había puesto como objetivo al comenzar con esa investigación. El éxito en encontrar quien financie sugiere que muchos otros están tan interesados ??como los Rolet para obtener más información sobre el beneficio que las abejas pueden aportar al viñedo, escribió la editora de Dencanter, revista inglesa especializada en vinos.

Nicole Rolet comentó que hay mucha investigación que muestra cómo las abejas ayudan a cubrir los cultivos (y viceversa), también sobre cómo los cultivos de cobertura ayudan al microbio del suelo, y cómo el microbioma ayuda a las vides y al sabor de los vinos.

“El plan es ver si podemos coser toda esta lógica. Hemos reclutado un equipo global de los mejores científicos para que nos asesore sobre cómo debería llevarse a cabo la investigación para descubrir de manera concluyente si tener abejas ayuda a hacer un mejor vino”, dijo Nicole.

Chêne Bleu ya poseen colmenas y los viñedos disfrutan de condiciones de prueba perfectas, ubicados en altitud, en un ambiente libre de contaminación, en el corazón de la Reserva de la Biosfera de Mont Ventoux, aislados y libres de contaminantes.

Además de la investigación, el proyecto permitirá a los Rolets aumentar la población de abejas allí, y lanzar recorridos de abejas y biodiversidad en la finca, y materiales educativos para el comercio del vino y el público en general.

LA SALUD DEL VIÑEDO ES CLAVE.

“Aunque las viñas se autopolinizan, la investigación muestra que los mejores vinos están hechos de suelos llenos de vida”, continuó Nicole.

“La biodiversidad de polinización cruzada y un microbioma rico en nutrientes son los contribuyentes que definen la salud del viñedo a largo plazo y la complejidad de los sabores en el vino, eliminando la necesidad de pesticidas y fertilizantes sintéticos en el viñedo”. Los famosos consultores vitivinícolas Claude y Lydia Bourgignon han insistido en que hay un beneficio directo de las abejas que polinizan los viñedos.

El círculo que se genera es virtuoso. Las abejas necesitan un ambiente libre de químicos para prosperar. Cuando lo hacen, ayudan a polinizar de manera cruzada ciertos tipos de cultivos de cobertura, muchos de los cuales son endémicos en la región. Estos son el mismo tipo de cultivos de cobertura que se recomiendan para una viticultura sostenible: cultivos de cobertura que le permiten estar libre de químicos y evitar plagas.

Así, las abejas sanas conducen a cultivos de cobertura saludables y diversos. Y un cultivo de cobertura diverso conduce a un microbioma diverso en los sistemas de raíces de la vid: el microbioma es lo que las vides necesitan para procesar la tierra, a fin de transformar la tierra en nutrientes en una forma que sea absorbible. “Son estos microorganismos en el suelo los que transmiten la sensación de lugar. Si no tiene estos, el vino tendrá un sabor homogéneo”, afirmó Rolet.

La salud del viñedo es clave. “Odio el término ‘agricultura convencional’, que en Francia significa usar productos químicos”, dice. “Mi teoría es que para proteger sus vides, debe alejarse del monocultivo de viñedos hardcore, donde mata todo lo que rodea a las vides”.

“Cuando los cultivos de cobertura prosperan, las abejas obtienen un hábitat mejor, el microbioma es diverso y próspero, las vides son más saludables y los viñedos son más atractivos para los turistas, y el vino tiene un mayor sentido de lugar”.

CONTACTO CON OTRAS BODEGAS DEL MUNDO.

Los Rolets están interesados ??en ponerse en contacto* con otras bodegas de todo el mundo que cultivan sin el uso de productos químicos y que están interesados ??en el vínculo entre las abejas, la salud del viñedo y la calidad del vino.

“Algunas bodegas tal vez solo quieran una hoja de ruta, algunas quieran contribuir con sus experiencias y otras quieran involucrarse en la investigación experimental. Nos gustaría tomar un área de viñedo, cubrirlo con una red para evitar que las abejas accedan a él, y comparar las viñas con las de un área adyacente poblada por abejas. Dando un paso más, podría hacer un barril de vino de cada área y comparar el vino en el vaso también”.

El cambio climático proporciona otra razón para estudiar el tema con más profundidad. “El calentamiento global provoca estrés hídrico, y el estrés hídrico conduce a una menor fertilidad en las vides. Los estudios ya muestran que las abejas aumentan la fecundidad de la vid”, dijo Rolet.

“Al final del día, queremos proporcionar al mundo del vino mapas de ruta para ayudarlos a enfrentar estos desafíos más amplios”, concluyó. “Todos podemos aprender unos de otros, después de todo. Piense en ello como una polinización cruzada en la industria del vino”.

Artículo de Amy Wislocki, editora de Decanter con adaptaciones para TodoElCampo. Artículo original: aquí

(*) Contacto de la bodega Chêne Bleu: correo contact@chenebleu.com / Web: www.chenebleu.com

Compartir en: