26 de Febrero de 2020
Máx. Min.
Forestal 05 de Abril de 2013

Avispa parasitoide, importante herramienta para combatir Plagas forestales

Presentaron nueva herramienta para el manejo de la chinche del eucalipto. Se trata del inicio de un programa de control biológico de la chinche del eucalipto mediante la utilización de la avispa parasitoide de huevos Cleruchoidesnoackae

Forestal 05 de Abril de 2013

Avispa parasitoide, importante herramienta para combatir Plagas forestales

Presentaron nueva herramienta para el manejo de la chinche del eucalipto. Se trata del inicio de un programa de control biológico de la chinche del eucalipto mediante la utilización de la avispa parasitoide de huevos Cleruchoidesnoackae

En un esfuerzo conjunto, el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP); el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (Inia); el Programa Cooperativo para el Desarrollo Tecnológico Agroalimentario y Agroindustrial del Cono Sur (Procisur); el Comité de Sanidad Vegetal del Cono Sur (Cosave); y la Sociedad de Productores Forestales (SPF), presentaron una nueva herramienta para el manejo de la chinche del eucalipto, importante plaga forestal.

Se trata del inicio de un programa de control biológico de la chinche del eucalipto mediante la utilización  de la avispa parasitoide de huevos Cleruchoidesnoackae.

La chinche del eucalipto Thaumastocorisperegrinuses un insecto picosuctor, originario de Australia, que se alimenta por succión de hojas de eucaliptos. Ello disminuye la tasa fotosintética y repercute en una menor productividad del árbol y una mayor susceptibilidad a otros agentes de daño con las consecuentes pérdidas económicas para el sector forestal.

El parasitoide Cleruchoidesnoackae se desarrolla dentro de los huevos de la chinche del eucalipto, convirtiéndose así en un potencial agente de control biológico para esta plaga.

Se trata de una pequeña avispa (0.2‐0.4 mm) que vive aproximadamente 48 horas una vez emergida y durante ese tiempo parasita huevos de la chinche de hasta 72 horas. De esta forma, se contribuye a disminuir las poblaciones de esta importante plaga forestal en una forma segura para el ambiente.

La introducción de este parasitoide se realiza en el marco de dos proyectos regionales complementarios: “Nivelación de capacidades regionales para el control biológico de la chinche del eucalipto”, de Procisur; y  “Plan de vigilancia y control biológico de la chinche del eucalipto”, aprobado por Cosave.

De esta manera se articula la estrategia a nivel regional a través del Comité Ejecutivo de Coordinación de Plagas Forestales (Cecope), que opera en la órbita de la Dirección General Forestal del MGAP y nuclea además a la Dirección General de Servicios Agrícolas del MGAP, el Instituto Nacional de Investigación Agropecuario y la Sociedad de Productores Forestales.

LA PLAGA ESTÁ EN TODO URUGUAY.

La chinche del eucalipto (Thaumastocorisperegrinus), es originaria de Australia y fue encontrada por primera vez en Uruguay a inicios del 2008, dispersándose rápidamente por todo el país.

En el año 2008 se instaló una red de puntos de monitoreo con trampas amarillas en las regiones forestales del país, cuya ejecución es realizada por Inia y SPF (a través de sus socios) y que se ha mantenido hasta el día de hoy.

Esta red ha permitido conocer en profundidad las características de esta  plaga que actualmente se encuentra dispersa en todas las zonas del Uruguay y ha recabado información que constituye un insumo valioso para el programa de control biológico que se está iniciando.

A fines de febrero se introdujo el parasitoide a Uruguay desde la Estación de Embrapa en Colombo, donde se mantiene una cría de esta avispa a partir de los primeros individuos introducidos en Brasil por el Programa de Protección Forestal del Instituto de Investigación y estudios forestales (Ipef- Protef).

El pasado lunes 11 de marzo se realizó la primera liberación en plantaciones de eucaliptos del litoral. En dicha ocasión se colocaron huevos de T.peregrinus parasitados por C.noackae, próximos a la fecha de emergencia de la avispa. En las próximas semanas se realizará un monitoreo de los puntos de liberación con el objetivo de evaluar el establecimiento del controlador.

“Es con mucha satisfacción que llevamos adelante estas acciones que no hacen, ni más ni menos, que marcar un camino hacia donde creemos que debemos avanzar”, dijo Pedro Soust, director general Forestal del MGAP durante la conferencia.

Esta primera liberación representa un mojón importante en un proceso que se inició hace varios años con el ingreso de la chinche a Uruguay, y en el cual se está trabajando de manera interinstitucional en la  búsqueda de soluciones.

Esta primera etapa del programa de control biológico de la chinche del eucalipto fue posible gracias al esfuerzo conjunto y complementario de diversos actores nacionales y regionales, tanto públicos como privados, quienes unieron capacidades para lograr un objetivo en común. “Es en la cooperación interinstitucional donde se aprovechan los recursos técnicos, para fortalecer las investigaciones y para que las acciones sean concretas y acordes a las necesidades de los productores”, destaca Soust.

La presentación de esta nueva herramienta tuvo lugar el miércoles 3 de abril en el MGAP.

Participaron de la conferencia de prensa el Ing. Agr. Pedro Soust, director general Forestal; el Ing. Agr. Álvaro Roel del Inia; la Ing. Agr. Ma. Inés Ares del Comité de Sanidad Vegetal del Cono Sur (Cosave); el Dr. Emilio Ruz del Programa Cooperativo para el Desarrollo Tecnológico Agroalimentario y Agroindustrial del Cono Sur (Procisur); y el Lic. Diego Mora de la Sociedad de Productores Forestales (SPF).

La presentación técnica sobre la liberación del controlador de la chinche del Eucalipto estuvo a cargo del Lic. en Biología Gonzalo Martínez, integrante del programa forestal del Inia.

Compartir en: