02 de Julio de 2020
Máx. Min.
Apicultura 20 de Enero de 2020

Algunos datos del efecto de las abejas y otros polinizadores en las exportaciones de Uruguay

La Lic. Estela Santos dijo que “lo más analizado en este momento es la cantidad de colmenas necesarias para las producciones relevantes del país (fruta y semilla)” pudiendo determinar “que se necesitan 120.000 colmenas para sostener la polinización hortofrutícola y semillas de oleaginosas de Uruguay”.

Apicultura 20 de Enero de 2020

Algunos datos del efecto de las abejas y otros polinizadores en las exportaciones de Uruguay

La Lic. Estela Santos dijo que “lo más analizado en este momento es la cantidad de colmenas necesarias para las producciones relevantes del país (fruta y semilla)” pudiendo determinar “que se necesitan 120.000 colmenas para sostener la polinización hortofrutícola y semillas de oleaginosas de Uruguay”.

Christophe Lheritier* – Montevideo – TodoElCampo – Uruguay tiene la suerte de contar con gente muy valiosa por sus conocimientos, empuje y amor por la apicultura. En esa lista la Lic. Estela Santos ocupa un lugar privilegiado liderando grupos, participando en la Comisión Nacional de Fomento Rural, integrando equipos de investigadores, docente, palinóloga, concurriendo a congresos y ahora trabajando en un programa de FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación) dentro del Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente (MVOTMA).

Entre otras cosas, este espacio que Santos ocupa ahora es fundamental para insertar a la abeja en estadísticas y mostrar su importancia. Lo bueno es que es muy joven y aún va a darle muchos beneficios a nuestra apicultura.

La Asociación de Exportadores de Miel (Adexmi) está elaborando un documento que será entregado al próximo ministro de Ganadería Ing. Agr. Carlos María Uriarte. Como siempre, lo primero que queremos resaltar es la real importancia económica que la abeja tiene para un país. Esa importancia no proviene de la miel ni sus sucedáneos, ni siquiera de la cantidad de gente a la cual le da trabajo. Su importancia económica radica en ser multiplicadora de exportaciones agropecuarias muy variadas.

Consultamos a la Lic. Estela Santos y estos son algunos datos que nos reveló: “Lo más analizado en este momento es la cantidad de colmenas necesarias para las producciones relevantes del país (fruta y semilla). Donde he determinado que se necesitan al menos 120.000 colmenas para sostener la polinización hortofrutícola y semillas de oleaginosas de Uruguay”, expresó.

“Solo para la producción de manzanas, de las que hay en producción 2.667 ha, se necesitan unas 16.000 colmenas, cada año, en su época de floración. Esto aseguró en el último año una producción de 60.000 toneladas de manzanas (Anuario Opypa, 2019) por un valor aproximado de 65 millones de dólares (CAMM- Mercado Modelo). Por lo que se estima que los polinizadores aseguran un movimiento económico por la producción de frutas y hortalizas de más de 150 millones de dólares”, dijo Santos.

Si lo que se considerara es manejar colmenas “para mejorar la producción de los cultivos de Colza por ejemplo, el número de colmenas necesario asciende a 570.842 aproximadamente. Situación que no podríamos cubrir hoy con la cantidad de colmenas totales que tenemos en el país y aun no hay total conciencia del manejo de polinizadores para mejorar esta producción. La colza puede formar semillas sin polinizadores, pero se ha estudiado a nivel mundial y nacional que los polinizadores pueden mejorar la producción hasta en un 25 %. De hecho se considera que al menos un 15 % de la semilla que se está produciendo hoy en día en Uruguay, es gracias a la cantidad de abejas y otro polinizadores que tenemos en el ambiente. Y ese incremento en la producción se corresponde a aproximadamente 11.500 toneladas extra de colza en esta última temporada según los datos de OPYPA, 2019 (gracias a los polinizadores)”, comentó Santos.

La profesional concluye señalando que “todos los años se movilizan miles de colmenas en la granja para poder producir los alimentos. Y esto sucede gracias a que los apicultores las cuidan y mantienen. Pues no contamos con la cantidad de polinizadores silvestres, ni podemos manejarlos de forma artificial para atender la necesidad de las producciones pecuarias que la necesitan”.

Son evidencias que todos los que dependemos de alguna manera de las abejas, tenemos el deber de difundir.

(*) El autor Christophe Lheritier es presidente de la Asociación de Exportadores de Miel (Adexmi).

Compartir en: